martes, 21 de octubre de 2008

Cositas curiosas de Alemania (2)


Bueno por fin llego el 2º capitulo de esta sección.
Por cierto la foto esta es del parque que hay al lado de mi casa, muy bonito, hoy lo recorri mientras llovizneaba. Hoy, los tres puntos de los que voy a hablar son los siguientes:
1ºLa medicina preventiva:
Aki según me han comentado, es obligatorio hacerse un chequeo al año. que es lo que se llama medicina preventiva. Porque? pues muy simple, yo el razonamiento que he sacado es porque de esta manera el estado se ahorra más dinerillo detectando enfermedades en los primeros pasos, que luego teniendo que lidiar con ellas en un estado más avanzado. Podriamos decir que es una genialidad, pero no kiero decirlo sin también mencionar que es un negocio.
2º El teclado alemán:
De esto iba a exar una foto, pero se me olvido hoy. pero bueno yo os lo describo. El teclado alemán, como es lógico, no es muy diferente al español, salvo logicamente, en las Ñ, las Ö, las Ü, las Ä y demas letras q solo tenemos alguno de los dos. Pero lo que de verdad me choco fue, chan-chan. La Y y la Z estan invertidas, es decir, La Y donde la Z y viceversa. Que claro yo me pregunte, para que coño lo hacen asi, Y por desgracia no me supe contestar.
3º Y ultimo, Los semaforos:
Los semaforos tienen muchas curiosidades, pero una de las que mas me llamo la atención fue que tambien se pone en ambar cuando pasa de rojo a verde. Que como conductor lo aprecio mucho. Y vosotros preguntareis ¿Por qué? Pues muy simple, asi consiguen que los conductores sepan previamente cuando van a salir, con lo cual reducen los atascos y el trafico es mas fluido y constante. He de decir que aqui no he visto aun atascos muy monstruosos, asi que no debe irles tan mal. Pero bueno aun tengo q investigar. Para que lo veais os dejo un video.

video
Si lo se se queda demasiado en rojo pero weno
En fin, pokito mas por hoy. Seguire otro dia
Un abrazo a todos y Bis Spät

viernes, 17 de octubre de 2008

Historia Interactiva (5)


Bueno por fin la 5ª parte, siento haber tardado tanto, pero estuve liado durante la semana. Pero bueno, como lo prometido es deuda, esta parte viene con regalo. Como ya le dije a alguna gente, estos cinco primeros capitulos vienen en un chachi pack todos juntitos, con la música para cada uno de ellos.
Este es el link:
http://www.megaupload.com/?d=W4VM32DP
Es posible q alguna canción no os cuadre, pero os aseguro que a mi si jejeje. En fin espero que os guste. Como ultimo apunte, vista la poca participación por vuestra parte, os propongo algo. Después de leer cada capítulo, proponed un posible titulo para este, yo los revisare y le dare el visto bueno al que considere el mejor, y anunciare cual será cuando publique el siguiente.
En fin un beso a todos y espero que os guste, este creo que está mejor que el anterior.
La música elegida para este capítulo es:
"Hear your voice" de Shay Mane
y el link es este
http://www.deezer.com/track/hear-your-voice-T928153#music/result/all/hear%20your%20voice
Bueno alla vamos.

5ª Parte:
La ciudad lucía preciosa desde aquel gran balcón. Parecía como si se hubiese puesto sus mejores galas para la ocasión. La mujer que se apoyaba en la barandilla se deleitaba con la hermosa visión del río a sus piés, mientras apuraba los últimos sorbos de su cocktel. Era una mujer de altura media y tenía un precioso pelo de un característico color rojizo; tanto era, que si se miraba durante un atardecer parecía que estuviese en llamas. Vestía un bonito vestido de gasa color caramelo, que llegaba hasta la rodilla y, salvo por lo que pudiese ocultar su densa melena, dejaba al descubierto la espalda. Y esa era la zona donde el hombre con el que compartía su habitación, fue a depositar un beso. La rodeo lentamente con sus brazos y volvió a besarla, esta vez en el cuello.
-¿Cómo va la cena? -Preguntó la mujer mientras se movía al son de la música que provenía del interior de la habitación.
-Le faltan un par de minutos.
El hombre era alto y atlético, su cabello era corto y poseía un tono castaño oscuro casi negro. Vestía un traje negro con camisa blanca pero no llevaba puesta la corbata, sino que esta reposaba sobre el respaldo de una de las sillas de la habitación, junto con los abrigos de los dos amantes.
-Bangkok esta genial en esta época del año, y las luces reflejadas en el río hacen que esté preciosa -Comentó la mujer mientras se daba la vuelta, rodeaba al hombre por el cuello y apoyaba su cabeza en el pecho de él.
-Tú, si que estas preciosa -Le acarició levemente el pelo y siguieron bailando suavemente durante unos minutos.
-Creo que el par de minutos ya han pasado, cariño -Le dijo la bella mujer al tiempo que se separaba de él- Vamos, me habías prometido una gran cena, ¿eh?
El hombre sonrió y se encaminó a la cocina. La mujer por su parte, se quedó unos segundos observando la increible visión, sonrió y se dirigió al interior de la habitación, mientras intentaba grabar aquella imagen en la memoria, pues sabía, que tardaría mucho en volver a gozar de momentos como aquel. Cogió los abrigos y los colgó en el perchero de la entrada, fue hasta el armario del comedor y eligió uno de los siete juegos de manteles que poseía la ostentosa habitación de aquel hotel de cinco estrellas y fue poniendo la mesa en la que iban a cenar.
-No, no, no. Hemos quedado que hoy me encargo yo de todo, y eso incluye la mesa, las velas, el vino y todo lo demás -Espetó el hombre desde la cocina.
-¿Ah sí? ¿Y qué es todo lo demás? -Preguntó pícara la mujer mientras levantaba su ceja derecha y sonreía.
-Eso ya te lo contaré luego, pero por ahora mantente alejada de las velas.
-Je je je, vale vale, de acuerdo -La mujer se sentó en la silla con sus manos sobre sus rodillas de forma que él hombre la viese desde la cocina.
-¿Qúe estas haciendo? -Preguntó mientras se reía.
-Ser buena, ¿no lo ves? ¿O no es eso lo que querías?
El hombre volvió a reir, cogió la cubitera donde estaba enfriando el vino y junto con los vasos, la llevo hasta la mesa donde la mujer esperaba.
-Señorita... Disculpe, ¿cómo dijo que se llamaba?.
-Minzzetti, Laura Minzzetti.
-¡Oh si! Disculpe señorita Minzzetti. En un minuto está su cena lista.
-A ver si es verdad, porque eso me dijo hace cinco -Exclamó la mujer llamada Laura con gran teatralidad, tras lo cual ambos rieron. Entonces, la mujer recordó algo- Iker, entonces, ¿dónde me has dicho que está Shane?
-Pues según me dijo Hank, está en Toronto, con Askell, Nmeba y el otro chico, el nuevo, ¿cómo se llama el galés?
-¿Terry?
-Si, eso.
-¿Y cuando llegan?
-Mañana por la tarde, con la canadiense, según tengo entendido.
-¿Es tan buena como dicen? Según me dijo John, es casi tan buena como Shane.
-No tengo ni idea, supongo que ya lo veremos.
-¿Y los demás, dónde están?
-Pues Henry y toda su trouppe están volviendo de Toronto también. Creo que John estaba en Hong Kong y llegará para las dos. Y Fernanda y el marroquí...
-¿Suliman?
-...Si eso. Pues estaban en Nueva York, pero creo que se iban a retrasar por algo, así que no sé cuando llegarán.
-¿Y a qué hora debemos estar?
-Pues supongo que para las doce del mediodía. Cooper y Katrina querrán vernos antes.
-Entonces saldremos sobre las nueve, ¿no?
-Si sería buena hora -Iker se aproximó a la mesa sosteniendo una bandeja con dos platos sobre ella- Pero bueno, no nos preocupemos ahora. Aprovechemos el tiempo que nos queda y disfrutemos de la cena.
-Y de otras cosas. Qué aun quedá mucho tiempo para las nueve -Laura lo cogío de la camisa, tiró de él y lo besó. A partir de lo cual comenzarón a disfrutar de una de sus últimas noches tranquilas, hasta dentro de mucho tiempo.
A las siete y media sonó el despertador, y ambos tuvieron que hacer un gran esfuerzo para levantarse de la cama y decirle, finalmente, adios a aquellos días de ensueño, para volver a lo que era la cruda realidad. Se dirigieron al aerodromo, a un hangar privado algo más alejado de los demás y se montaron en un pequeño jet que estaba allí detenido. Con gran pesadumbre, se besarón y con los dos sentados en los asientos de cabina, Laura miró a su amado, le acarició dulcemente la cara y le dijo.
-Al menos, siempre nos quedará Bangkok.
-Si, supongo que sí. Pero ya sabes, si acaso...
-Tranquilo, lo sé.
Cinco minutos después, un pequeño jet abandonaba la pista de despegue y se encaminaba hacia el norte, volando siempre a baja altura, para evitar cualquier radar demasiado curioso. Habían tenido mucha suerte, pero en estas situaciones, ambos siempre se preguntaban lo mismo; hasta cuando les duraría la suerte.

martes, 14 de octubre de 2008

Un toquecillo de humor

No tiene nada que ver con Alemania, pero hoy estaba viendo la edición digital de El País, y me he encontrado con esta errata. Rápidamente la han subsanado, pero me ha hecho gracia.
Un saludo y Bis Bald

domingo, 12 de octubre de 2008

Viaje a München (Munich)

Bueno a pesar de que no hay comentarios, supongo que aun alguién me lee, así que hoy voy a relatar mi experiencia en el Oktoberfest, o más que relatarla os voy a dejar con algunos de los videos documentales de todo lo que nos paso, espero que disfruteis.
Como último apunte decir que me lo pasé tremendamente bien y que acabe muerto.

video
Esto fue a primera hora justo cuando empezo el viaje, que nos habiamos kedado dormidos Sebas y yo.

video
Aquí por fin llegamos a la estación donde nos esperaban Abian(el de la manta), Elena y María.

video
Por fin llegamos a Magdeburg-Buckau, y aki viene la parte mas divertida del viaje

video
Tension Tension

video
Y aki el desenlace de nuestro error

video
Bueno tras nuestra metedura de pata el viaje continuaba

video
Y continuaban los videos, este lo he puesto unicamente por el paisaje por el que pasabamos

video
Ya por fin y tras miles de horas, llegamos a Munich

video
Y podeis ver en que estado

video
Ya por fin dentro de una carpa y con nuestra "cervecilla", nos dedicamos a disfrutar del ambiente

video
A la hora o asi conseguimos sentarnos por fin, y alli aparecio nuestra sorpresa a continuación

video
Y por último la invitación que recibimos de parte de un señor superamable de la mesa de al lado, examos cuentas y eran cerca de unos 100 euros, asi que imaginaos.
Bueno ya a partir de ahi tengo solo un par de fotos y ya esta, pq me kede sin bateria. Pero bueno tp hubo cosas mucho mas interesantes, como mucho q conocimos a unos amigos de Abian, estuvimos algo mas de fiesta (si se puede llamar asi, pq alguno se kedo dormido en la discoteca). Y la vuelta en tren fue dormir dormir y dormir
Espero que os haya gustao
Un saludo

martes, 7 de octubre de 2008

Historia Interactiva (4)

Bueno, aquí está la 4ª parte por fin. Espero que os guste, no es una maravilla, pero bueno está documentadilla y no ha salido mal del todo. Como Spoiler os diré que (lo pongo en blanco, para el que no lo quiera leer, para leerlo seleccionar con el ratón el reglón siguiente)
Se acabó la parte de reclutamiento y rapto de gente
El Spoiler está aquí encima
En fin, como alguién me recomendó, en una de las pocas sugerencias que he tenido, añado una canción a este capitulo para ambientar la acción. En este caso he elegido una canción algo durilla y que podemos suponer que es lo que suena en el local.
La canción es:
Voodoo People de los Prodigy.
Enlace : http://www.deezer.com/#music/result/all/voodoo%20people%20Jilted
En fin, que os guste y lo mismo de siempre, opinad por favor.
PD: Las fotos como veis son del Oktoberfest

ACTUALIZADO: He reescrito la historia, después de comprobar que tenía muchos fallos.

4ª Parte:
Pasaban las cuatro de la tarde, pero en aquella habitación no entraba ni un rayo de luz. Gracias a dios, el sistema de ventilación era lo suficientemente potente, como para que todo el humo que desprendían los cigarros de los allí presentes, desapareciese sin acumularse en aquel sotano. Éste, era grande y alto. Tenía tapiadas las ventanas que daban a los lindes inferiores de la calle, y para contrarrestar la falta de luz, estaba totalmente iluminado de fluorescentes, bombillas de luz negra, halogenos y gran cantidad de pintadas fosforescentes. Además, por alguna extraña razón, a los cientos de jugadores que se hacinaban en los multiples puestos allí colocados, les gustaba ese ambiente; que junto con una música atronadora por todo el local, les proporcionaba toda la ambientación necesaria para disfrutar de sus matanzas virtuales.
En una esquina protegida de la luz de aquellos halogenos azules eléctricos; recostado en su silla, se encontraba un joven de algo menos de treinta años. Tenía el pelo corto y pajizo. Lucía una tenue barba medianamente cuidada, que le recorría el rostro desde el el mentón hasta las patillas. Sus cara mostraba unas profundas ojeras debidas al insomnio y su piel era pálida por la poca luz solar recibida. Tecleaba su ordenador con endiablada velocidad, se recostaba, daba una calada al cigarro, meditaba sobre que estaba haciendo, y volvía a teclear. Tan ensimismado se encontraba que no reparó en los 2 sujetos que lo observaban al otro lado de la habitación. Eran un hombre y una mujer que charlaban en la puerta, sin alzar demasiado la voz. Ella, debía medir poco menos del metro setenta, tenía la piel de un color caramelo, llevaba unas gafas de pasta verde y vestía unos vaqueros, una chaqueta de cuero negro y una camiseta, donde se representaba, un Smiley con un agujero de bala en la cabeza y el mensaje "Smile Now". El hombre era bastante grande y su piel sugería que era del norte de Africa o Medio Oriente. Sufría de sobrepeso, y lo demostraba en su andar ligeramente patizambo, aunque su altura redujese la impresión. Vestía unos vaqueros anchos y una camiseta verde, bajo una camisa de leñador.
El joven de la esquina había terminado su paquete de cigarrillos, así que se levantó de la silla y atravesó todo el corredor hasta las escaleras de salida, no sin antes, estar a punto de chocar con un tipo gigante con camisa de leñador. "Joder con la gente ¿Para qué demonios se coloca en la puerta? ¿No te das cuenta de que entorpeces el paso, capullo?". Pensó Luke para si mismo.
Subió las escaleras a grandes zancadas hasta llegar a la calle, y pronto comprendió, con el abrazo cálido del Sol, que sus ojos llevaban demasiado en la oscuridad de aquel sótano. Se pusó sus gafas de sol y se encaminó a la pequeña tienda que se encontraba en la esquina entre ventidos y la novena.
En el camino, Luke seguía dandole vueltas al problema que lo tenía tan ocupado últimamente, y solo levantaba la mirada cuando alguna mujer pasaba por su lado. Entonces su estrategía era siempre la misma.
-Estoy seguro de que te dijeron que Nueva York era la ciudad más maravillosa del mundo, pero seguro que no te contaron que mi dormitorio es el centro de Nueva York.
Aunque la respuesta si podía ser distinta.
-¡Vete por ahí capullo!
-Ni en sueños pringado
O incluso alguna agresión física que no dejaba en muy buen lugar a Luke; claro está, todo acompañado con la expresión que mostrara más disgusto por parte de la fémina. Aunque siempre daba lo mismo, Luke seguía caminando con su típica sonrisa de medio lado, intentando convencerse a si mismo de que era un triunfador.
Después de unos días de lluvia, Nueva York estaba recibiendo una tormenta indiscriminada de Sol. A Luke le gustaba recibir la inconfundible caricia de aquella gran bola incandescente, pero aquellos días, se asemejaba a la mayor de las perversiones de un masoquista.
Con dos paquetes de cigarrillos en los bolsillos, volvió hacia el lugubre sotano, sumando dos encuentros infructuosos más en el camino de retorno. Se sentó en su sitio de siempre, y prosiguio con su trabajo, justo por donde lo había dejado. Pero algo ocurrió, a los pocos minutos de estar tecleando, un terminal se le abrió de repente y sin razón aparente. Luke pensó que simplemente había tocado levemente algún icono sin darse cuenta, así que lo cerró y prosiguió con su tarea. Peró el terminal volvió a surgir a los diez segundos. Luke, como cualquier profesional acostumbrado a trabajar con un ordenador, sabía que eso ya no era normal. Como poco sería un virus, pero él no era un usuario normal, no era tan fácil colocarle un código malicioso y que él no se hubiese enterado, y esa imposibilidad era lo que le ponía nervioso, ¿si no era un virus? ¿Qué o Quién era? En un instante tuvo la respuesta. En el monitor apareció un mensaje.
T:"Hola Luke".
-¿Qué coj...? -Luke se puso a escribir de inmediato en su ordenador.
L:"Quien ers?"
T:"Soy l fantasma d navidads pasadas"
L:"Q?"
T:"No, s broma"
L:"Kien coño ers?"
T:"Soy l represntant d prsonas q stan intersadas n ti"
L:"n mi? pq?"
T:"Weno, nos a imprsionado tu soltura cn ls ordnadors"
L:"Xo si yo no se hacr nada cn l ordnador, solo s scribir informs y poco mas"
T:"Luke..., por favor, no m toms x tonto, e ntrado n tu sistema x algo"
L:"Ok xo para q m kereis?"
T:"Ncesitamos alguien dotado cm tu"
L:"As ntrado n mi sistema sin q m diese cuenta. Pq m ibas a necsitar"
T:"Si, no t lo niego, a mi tb se m dan bien. Xo quizá ncesitemos a mas d 1"
L:"Y pq yo?"
T:"Pq tu ers la mjor opcion q tnemos, no stas fichado, no tiens contacto cn tu familia ni tiens pareja stable"
L:"Quiers dcir q m kreis pq soy el tio mas solo d sta puta ciudad?"
T:"Digamos q nuestro primr rquisito s q sepas acer mas cosas q jugar al ordnador o chatear, y a partir d ai, si, buscamos al tio mas jodidamnt solo q podamos ncontrar"
L:"Y kiens sois vosotros?"
T:"X dsgracia no puedo dart nombrs asta star seguro d q stas con nosotros"
L:"Y para q ncesitais mis srvicios?"
T:"Luke, creo q al igual q yo, sabes prfectamnt q no puedo dcirte sto por aki, no es nada seguro"
L:"Ntonces si no se nada de nada, como speras q t diga q si?"
T:"Pq somos tu gnio de la lampara"
L:"Q kieres dcir?"
T:"Kiero dcir q t podmos consguir lo q kieras, no solo dinero, si no LO Q KIERAS"
L:"Pued q tnga objtivos muy elvados"
T:"Pued q tngamos muxas xpectavivas puestas en ti"
Luke no se fiaba, ¿quién demonios lo haría en esa situación? Pero sabía que a veces, las grandes multinacionales cazaban talentos de formas bastante agresivas.
L:"Ntonces q debo hacer?"
T:"Sal dl local, ve al cayejon trasero, y ntra n l furgon azul q ay aparcado"
L:"Como se q puedo fiarme?"
T:"No lo sabs. Solo tiens q mirar asta dnd yega tu curiosidad. Hasta ahora ;)"
El terminal se cerró y Luke se quedó evaluando la situación. ¿Quién coño se creía que era ese tipo? ¿Hasta donde llega mi curiosidad? Yo te diré donde llega. Llega a que mi madre me enseño a no fiarme de los extraños. Será capullo. Además con el rollo místico. No puedo decirte quien soy, ni a que me dedico, solo puedo decirte que "soy tu genio de la lámpara".
Poco a poco, notaba como la sangre le subía a la cabeza de la rabia. Así que después de lanzar varios improperios más, tanto para si mismo como en voz alta, cogío su cazadora y se dirigió al callejón trasero para decirle claramente a ese "genio de la lámpara", que no quería nada de él. Vió a lo lejos la furgoneta azul y andó despreocupadamente hasta llegar a su lado, pensando el discurso que le soltaría a esos sujetos.
Tomó el picaporte de la puerta, miró dentro, pero la oscuridad no le dejaba ver, así que trago saliva y entró.
-¿Hola? Yo quería decirl....
Peró en el momento en que estuvo dentro, las puertas se cerraron y se vió ante una, recien iluminada, sala de control con un pequeño ordenador conectado a un amasijo de cables.
-¿Qué coño? -Luke se preguntaba si realmente no estaba deseando que ocurriese algo así, pero no tuvo mucho más tiempo para pensar, porque al instante una voz femenia surgió de un pequeño altavoz
-Hola Luke, veo que finalmente tu curiosidad es bastante elevada.
-¡Ajá! Sabía que eras una tía desde el momento que pusiste un guiño en la despedida. Por cierto, porque no vienes aquí y hablam...
-No, por favor -Luke podía imaginarse la expresión de la chica mientras decía aquello, lo había visto demasiadas veces- En fin, me alegra que estés con nosotros.
-Bueno, en realidad venía a decirte que paso de vuestra oferta, pero si tu quieres reconsiderar la mía -A pesar de saber de antemano la respuesta, este chico era demasiado persistente.
-Creo que me reitero en mi elección, y siento decirte que es un poco tarde para echarse atras, así que te explicaré las reglas del juego.
-Ey, ey, ey, ¿qué maldito juego?
-Esta furgoneta está llena de explosivos, conectados a un disparador, el cual está conectado a ese ordenador. Tienes en esa memoria USB copias de todos tus programas, saltaclaves, algoritmos de fuerza bruta, divide y venceras, greedy, heurísticos, etc. Pues bien, tienes tres minutos para evitar saltar por los aires y el tiempo empieza ¡YA!
-Ey, ey, ey. ¿De qué coño hablas?
-Yo me daría prisa, te quedan dos minutos cincuenta segundos. Mucha suerte -Y con ese alegre comentario el altavoz se apagó y Luke se maldijo a sí mismo por ser tan idiota, y empezó poco a poco a odiar a aquella chica que lo había convencido. Pero a quién quería engañar, él era quien había entrado en la furgoneta.
Luke se puso a toda prisa a machacar el teclado, y se dijo a si mismo que si solo le habían dado tres minutos, era porque encontrar la solución era fácil, pero cuando llevaba treinta segundos allí sentado, pudo reconocer la cruda realidad. No era sencillo, no era fácil, ni siquiera era normalito, era bastante complicado, y según sus cálculos ya solo le quedaba un minuto y medio. El tiempo se agotaba, sus manos y su frente sudaban, el aire en aquella furgoneta se iba acabando y las paredes eran cada vez más estrechas. Siempre se consideró un tipo listo, y le gustaba aprovecharse de los que él creía más tontos, pero ahora él había sido el tonto, y se estaban aprovechando de él. Ya no pensaba, actuaba por instinto buscando un resquicio, una orden, bandera o señal que mandarle al disparador, para que parase aquella maldita cuenta. Parecía que ya lo tenía, era arriesgado pero podía ser, ¿lo tenía? No estaba seguro de ello. ¿Si? ¿No? ¿Si? ¿No? Si no lo mataba el explosivo, lo haría que su corazón se parase. Pulsó la última tecla y vió como el contador se paraba en 12 segundos.
-Bien hecho Luke, justo como esperabamos de tí.
-Jodete, dejame salir de aquí, yo me largo maldita psicopata. Seguro que esto lo haces porque eres una reprimida que le falta sexo y te dedicas a explotar a gente con más exito que tu para reafirmarte.
-Tal vez podrías trabajar de psicoanalista Luke, pero veo difícil que te marches ahora.
-¿Cómo que no? Me largo ahora mismo, dejame salir de aquí puta loca.
-Creo que no, ahora eres incluso más valioso que antes.
-¿Qué? -Tal cual terminó la frase, notó como la furgoneta arrancaba y se ponía en marcha
Treinta minutos más tarde, y después de haber gritado todo lo que quería, Luke se encontraba tumbado en el suelo aquella pequeña habitación móvil. Estaba seguro de que aún le escuchaban, así que realizó la pregunta que le estaba mortificando.
-¿Puta?
-¿Porque no pruebas a llamarme por mi nombre, o señorita, o algo así? -Contesto la dulce voz de la interlocutora.
-Nunca
-Entonces nunca tendras respuesta.
-De acuerdo, señorita...
-Oberto
-...Puta. Estoooo... Vale que para poner a la gente en situación este numerito está muy bien, pero, ¿no hubiese explotado, verdad? Solo me habríais mandado a casa porque no era lo que buscabais.
-¿Y quién dice que no? Señor Gilipollas.
-Me encanta cuando me dices cosas bonitas. En fin Puta, muy bonito el número en plan mafia, pero ya en serio, ¿no hubiese estallado, verdad? Hubieseis perdido un coche.
-Gilipollas, disfruto machacándote y por si no lo recuerdas, un genio de la lámpara no necesita coche - Tras estó Luke se quedó callado. No sabía si lo decían en serio o no. Aunque por otro lado había otra cosa que le preocupaba, puesto que estaba vivo, y era, ¿dónde coño acabaría su pobre portátil después de haberlo dejado en el local?

viernes, 3 de octubre de 2008

Un poquito de Historia en Braunschweig

Hola amiguitos!
Debido a recientes acontecimientos, que se resumen en que me han engañado, y al final, este fin de semana, voy a ir al Oktoberfest, a München (Munich), a pesar de los trillones de horas de tren, y muchas más sin dormir. Pues he decidido, que aunque tenía preparado un aporte especial, por falta de tiempo, os voy a hablar de la ciudad vecina a la mía ( porque si, Wolfenbuettel es una ciudad, aunque parezca un pueblo). Os hablo de Braunschweig (Brunswick), la cual es una bonita ciudad, que se encuentra a 15 min. en bus de Wolfenbuettel.
Está de aquí es una calle de Braunschweig, por la noche (en realidad, eran las 7 y media, y como veis no había ni Cristo).
Braunschweig no es una ciudad excesivamente grande, se podría comparar a Granada, pero al igual que Granada, ser pequeña no quiere decir que no tenga su encanto. Empezando por el parque que hay en Konrad-Adenauer Strasse, el cual es grande a la par que impresionante. Además es recorrido por uno de los múltiples ríos de esta ciudad, y el viaje en barca es precioso, para quien quiera (se pueden alquilar canoas para recorrerlo).
Después de salir del parque, una buena opción es dirigirse a Kohlmarkt, que es una bonita plaza peatonal, situada en el centro de la ciudad, donde hay una gran actividad comercial. Pero lo verdaderamente interesante vendrá si continuamos un poquito más adelante, porque iremos a dar con el Palacio de Heinrich der Löwe (Enrique el León), que se observa a continuación, y la estatua de Braunschweiger Löwe (El león de Braunschweig, que podemos ver aquí a la izquierda también). Enrique el León es toda una leyenda en Alemania. Vivió en el siglo 12, y hasta que su primo Barbarroja (no, no es un pirata, era un emperador romano) lo derroco, fue uno de los nobles más importantes de Europa. Fundó ciudaades como Braunschweig, Munich, Lübeck y Luneburgo. En el apogeo de su reinado sus territorios ocupaban toda Alemania, parte de Polonia, parte de Austria y Suiza. Su mujer, Matilde, era hermana de Ricardo Corazón de León, lo cual le proporcionaba un gran poder a nivel europeo. Se distinguía por ser un gran estratega, una persona muy inteligente, muy codiciosa, y sobretodo, muy ambiciosa.
Cuando Barbarroja lo desposeyo de sus tierras, Enrique pasó 3 años en Normandía con su suegro el rey de Inglaterra (Enrique II). Tras otro breve exilio murió en Braunschweig y fue enterrado en la Catedral de la ciudad. La parte macabra la pusieron los nazis, que en 1935 exhumaron la tumba con "fines arqueológicos". Incluso Hitler acudió, pero lo que encontraron no agradó excesivamente a los nazis, puesto que el cabello de Enrique era curiosamente negro como el carbón. Este descubrimiento fue silenciado por la maquinaria propagandística naza, puesto que Enrique simbolizaba esa conexión cuasi divina de la raza Aria, ya que había sido un hombre tremendamente poderoso, y claro reconocer que no era rubio, podía dar lugar a las dudas en la raza superior. En la parte norte de la catedral, se encuentra una puerta que, según los habitantes de la ciudad, tiene marcas de garras del león de Braunschweig, que lloraba a su dueño muerto. La realidad es que son marcas de las armas de los soldados, los cuales afilaban sus enseres contra la puerta.
Espero que os haya gustado la crónica de Braunschweig, cuando vuelva de Munich, prometo escribir la 4º parte de la historia interactiva y una crónica sobre mi experiencia en el Oktoberfest
Besos y Bis Bald