jueves, 10 de diciembre de 2009

Un deporte nuevo, una nueva motivación

Como muchos de vosotros ya sabreis (porque no paro de daros la brasa) me estoy volviendo un gran aficionado a la escalada. Muchos no lo entendereis o no vereis el chiste que puede tener para mí este bonito hobby, lo entiendo, al fin y al cabo yo no le veo el chiste a la marcha. Pero dado que tengo un espacio para expresarme y sobretodo, la suficiente falta de vergüenza como para daros el coñazo con cosas que solo me interesan a mi, he decidido intentar contagiaros un poco de mi siempre patente emoción.
Todo empieza cuando estando en Alemania Pedro me comenta que ha empezado a escalar y que le ha encantado. He de decir que Pedrito sabe transmitir esa ilusión y esa emoción, ese gusto por los pequeños detalles que te hace engancharte a algo, pero sobretodo sabe donde tocar y como tocar en cada persona para que te despierten esas ganas xD (ya comentamos una vez eso).
En fin toda aquella conversación a través de Skype quedó en que yo debía probarlo al llegar a Granada y que yo conocía un rocodromo en Armilla. Pasados los meses y después de un ofrecimiento por parte de Paula para que fueramos un día a los Vados, Pedro cumplió su promesa de llevarme a escalar informandome del curso de escalada que posteriormente realicé junto con él y con Cristina. Allí tuve la oportunidad de conocer mucha gente interesante, cada cual con algo nuevo que ofrecerte y que descubrir (y en ese punto me siento un afortunado. Mucha gente muy apañada que me alegro de haber conocido), pero sobretodo tuve la oportunidad de recuperar esas mismas sensaciones que viví cuando estaba aprendiendo a esquiar. Esas sensaciones no son otras que la alegría de verte seguro en un medio en el que no te creías capaz de hacer nada, de que eres autosuficiente, de que la adrenalina se descarga en precisas dosis, pero sobretodo de ver que tus límites están mucho más lejos de lo que te habías atrevido a pensar.
Tal vez visto tras el monitor y de esta forma tan fría no es posible haceros una idea, por eso quiero que os abstraigais y tomeis conciencia de lo que supone estar subiendo una pared vertical apoyando toda la superficie posible de la planta de los pies de gato en una zona totalmente roma, con una mano agarrando una grieta y tu otra mano apoyada con tres dedos totalmente tensos en un pequeño saliente de unos tres centimetros, con tu otro pie buscando la siguiente presa con el talón en una grieta, con el sol calentándote la espalda, con un continuo cálculo de las fuerzas que te quedan, con el gozo de tomarte un descanso a mitad de pared para soltar los músculos, con tus amigos asegurandote abajo, con la gran sensación de superación que es tocar finalmente la reunión de la vía y con las estupendas vistas que tienes cuando estás arriba del todo (como el último día en la Alfaguara).
De verdad, creedme, cuando ves que has podido con algo de lo que no estabas muy seguro siempre te das cuenta de que es más psicológico que otra cosa. Has estado agarrado de una (imprescindible) cuerda, pero la cuerda no te subía, eras tú al fin y al cabo, la cuerda te daba la seguridad para tener ese extra de atrevimiento, para que vieras que tu podías.

Espero que todo esto os haya despertado al menos las ganas de probar algo nuevo, yo por mi parte quiero seguir practicándolo, pero primero quiero darle las gracias a Pedro por vivir las cosas con pasión y por tener esa forma de narrar las cosas que hizo que me picara la curiosidad. Un saludo a todos.

viernes, 6 de noviembre de 2009

Historia Interactiva (12)

(Regalito de foto del castillo de Cracovia, viene con dragón incluido xD)

Bueno aprovechando que esta tarde salgo para Londres os dejo el capítulo número 12 de esta historia. Lo sé, desafortunadamente ha tardado mucho en salir, pero comprender que han sido unas fechas muy alocadas y llenas de obligaciones y deberes. Espero que os guste, alguna gente ya lo ha leido y por lo general las críticas no han sido malas jejeje, espero que siga así. Lo único que es un capítulo muy largo lo sé, pero es cierto que ganando en complejidad gana en páginas. Como siempre deseo que me deis vuestra opinión y posibles cosas a mejorar porque para mi son muy necesarias. Por último hoy incluyo aparte de música y la parte de personajes, un pequeño recordatorio para los que se quedaron en el anterior capítulo. Poco más que añadir salvo que pongo la canción creyendo que musicalmente es muy adecuada.


En capítulos anteriores (xD):
Sam había llevado a cabo un extraño examen de punteria para francotiradores junto con Terry y Viktor, los tres vigilados por la atenta mirada de Shane. Además Cooper le pide un tiempo a Sam para demostrarle que es necesaria en "Bastión" y que su trabajo tendría repercusiones positivas para el mundo en el que ella creía posible.


Personajes:

-Samantha Lars (Sam): Nuestra canadiense favorita jajaja
-Anthony: Francés que fue el que cometió el error de decirle a Shane que era imposible acertarle un disparo a una mandarina en movimiento.
-Karen: Británica compañera de habitación de Sam.

-Terry: El galés que ayudó a llevarse a Sam de Toronto
-Cooper y Katrina: Los dos que dirigen el complejo


12ª Parte:

La habitación era amplia y estaba bien iluminada, con paredes rematadas en madera y unas grandes vigas de roble que imponían y maravillaban a quien las miraba. Aquel local había sido una gran sala de reuniones para convertirse, como era lógico y porque no hay mejor lugar para una reunión, en una pequeña cantina para los habitantes de aquel gran complejo. El visitante de aquel peculiar abrevadero podía disfrutar de un local donde se podía paladear el humo de los cigarrillos, oler las noches de tribulaciones, de dolor, de alegría, de autocompasión, de batallas contra el whisky (que quisieran o no, ganaría la bebida), de la visión de los estragos del alcohol en corazones que habían visto y padecido lo que sería el sueño más perturbado de un masoquista. Si uno se fijaba bien casi podía ver las marcas de los zarpazos que las perdidas habían provocado en el aire.
Una gran barra de bar se extendía a lo largo de la pared oeste pendiente de recibir a los nuevos visitantes. Tras ella, un hombre mayor y su hija atendían a toda la clientela con gran amabilidad y simpatía. Los años los habían convertido en verdaderos maestros en el campo de batalla de detrás de la barra, ya se sabe que el experto solo llega a serlo gracias a la práctica. El hombre mayor que vestía un mandil blanco y lucía una gran cicatriz en el mismo nacimiento del pelo se llamaba Thaksin y, al igual que su hija, había nacido en Tailandia, pero por desgracia para él tuvo que abandonar su país el mismo día que Cooper les salvó de la muerte en un poblado en los que eran explotados para producir heroína. Su hija era una joven de dieciséis años que respondía al nombre de Muian y para la que toda aquella pesadilla en el poblado tailandés había ocurrido hacía tanto que apenas recordaba algo más que pequeños flashes en su cabeza. Afortunadamente, ya que así no tendría que recordar que de haber sido solo un par de años mayor los guardas de aquella producción probablemente la habrían violado, en cambio solo poseía recuerdos a partir de su llegada al complejo. Es cierto que no eran los mejores recuerdos que un niño puede tener, pero desde luego eran mejores que los que podría haber tenido.
La razón de que viviesen en el complejo era que tras su rescate no les quedaba nada que los atase a Tailandia. La madre de Muian había muerto en aquel campamento con mucha menos suerte que su hija en lo que al contacto con los guardias se trataba y Thaksin había pedido ayudar de la forma que fuese posible para que eso no volviese a ocurrir. Él no tenía formación y ya era demasiado mayor como para aprender, así que cuando le iban a devolver de nuevo a Tailandia, Cooper intercedió por él argumentando que no le quedaba nada allí y que si él se ofrecía y era posible, debían intentar darle una ocupación y un hogar. Así fue como padre e hija se habían encargado de la cantina desde hacía más de diez años dando a tan singulares clientes la ilusión de estar en cualquier pub de una gran ciudad.
Entre aquellos clientes se encontraban Sam, Terry, Anthony y Karen compartiendo algunas cervezas en una de las múltiples rinconeras del local. Sam había hecho buenas migas con Karen, su compañera de habitación. La británica le alegraba los días a Sam con su sentido del humor desenfadado y su espontaneidad desmesurada. Sam tenía poca experiencia pero reconocía en aquella mujer una luchadora temible, tanto o más de lo que lo era Hannah con la diferencia de que su relación con Karen era infinitamente mejor.
Anthony por contra era demasiado inflexible, a juicio de Sam siempre estaba demasiado tenso y eso le afectaba en que en ocasiones no era capaz de asimilar las bromas de sus compañeros, ni de de ser participe de ellas. Él era un soldado hasta las últimas consecuencias.
Por su parte, Terry era la persona más cercana a Sam. Desde luego era irónico que uno de sus captores se hubiese convertido en su amigo, confidente, aliado, colega y por suerte o por desgracia estaba claro que quizá algo más ¿Sería tal vez un pequeño síndrome de Estocolmo? Sam no lo sabía, pero no ignoraba que aunque ella no lo tuviese claro, Terry sí parecía tenerlo y siempre se mostraba dedicado a ella. La canadiense a veces se decía a si misma que podía intentarlo, pero otras tantas se echaba para atrás pensando que se iría tan pronto como pudiese y si era cierto lo que Cooper le contó no volvería a ver a Terry, así que, ¿para que correr el riesgo de hacerse daño? Al fin y al cabo en poco tiempo se acabaría el margen que le había dado a Cooper para convencerla.
Era el segundo día desde que Shane les comunicara tras la prueba en la galería de tiro que ella y Terry formarían parte del grupo de francotiradores. Aquello le asustaba y la ponía nerviosa, pero en ese momento prefería concentrarse en disfrutar de la charla y las bromas alrededor de aquella mesa.
-¿Pero qué estás diciendo? -Exclamó Terry con los brazos extendidos y cara de incredulidad- ¿Cómo puedes decir que no te parece una buena película? Es algo fuera de lo normal. La historia, los personajes, todo se conecta perfectamente y hace que sea brutal.
-Para empezar no creo que no sea buena, pero no creo que sea para tanto. La historia no está mal, pero esta basada en una saga de libros -Contestó Anthony con su ya conocido por todos semblante totalmente impasible, como si no pasara nada ya que si él estaba seguro significaba que aquello era una verdad universal.
-¿Y qué que esté basada en una saga de libros? ¿Acaso significa qué es peor?
-No, pero creo que entonces desmerece algo al director.
-No por favor. Todo lo contrario, tiene que hacer una adaptación con la que los lectores anteriores se sientan identificados.
-¿Y si no lo hace? Esas cosas dan igual al final, solo quieren hacer una buena película con su visión, si quisieran la de otro harían una encuesta sobre cada punto del libro -Finalizó Anthony con cierto gesto de superioridad y con las palabras "he dicho" en la punta de lengua a punto de caer sobre la mesa como cartas en una partida de póker cuando se muestra la mano ganadora.
-¡Oh! Por favor, decidle algo, no me puedo creer que sea tan cerrado de miras -Terry buscaba algo de ayuda en sus dos compañeras ante la intransigencia de Anthony.
-¿Para qué? Si se os ve que os las apañáis bien solos -Le respondió Sam socarrona.
-Si, además no te puedes imaginar lo que nos divertimos viéndoos pelear como niños pequeños. -Continuó Karen siguiendo a su compañera de habitación- Pero tranquilos, cuando os compre una pelota os comprare una a cada uno para que no tengáis que pelear ¿Vale?
-Venga ya -Dijo Terry volviendo los ojos para contraatacar justo después a las dos féminas- cuando habléis de ropa, cremas o peinados os lo recordaré.
-Perdona pero los que se tiran media hora arreglándose el pelo delante del espejo sois vosotros -Le contestó Karen con una media sonrisa dibujada en su rostro y los ojos muy abiertos- y además yo no me preocupo de ropas o cremas -En ese momento se puso una mano en el lado de la boca más próximo a Sam y señalándola cómicamente le dijo a Terry- en todo caso te referirás a la bella flor y a todo su arsenal de belleza.
-¡Ey! Creí que estábamos en el mismo equipo.
-Y lo estamos mi querida Sam pero, ¿no dejarás que me encasqueten falsas acusaciones, verdad? -Preguntó la británica con voz llorosa y mueca tristona.
-Traidora, cuando te quedes de nuevo en el servicio sin papel higiénico y me pidas ayuda te diré que estoy ordenando mi "arsenal de belleza".
Todos los que estaban sentados a aquella mesa rieron a una y la conversación en aquella tarde de relax hubiese durado hasta la hora de la cena sí en aquel momento Cooper no hubiese aparecido por las escaleras. Se estiró un poco para poder divisar a todos los allí presentes hasta que sus ojos encontraron a Sam, para rápidamente dirigirse hacia ella.
-Hola Sam, ¿podemos hablar un momento?
-Si, claro.
-Disculpad que os la robe un momento pero tenemos que tratar un tema juntos.
Cooper le mostró el camino a Sam con un ademán apremiante señalando la puerta.
-Bueno Samantha como te prometí he necesitado menos de un par de meses para reunir las pruebas que deseaba enseñarte. Ahora podrás verlo por ti misma y decidir -Comentó Cooper mientras paseaban entre los pasillos de hormigón del complejo.
Sam seguía a Cooper con paso acelerado y con el corazón en un puño. Era su momento para salir de allí, su momento para volver a su vida en Toronto cerca de los suyos. En el trabajo solo debería convencerles de que había tenido una serie de problemas familiares por lo que se había ausentado y ya está, estaría de vuelta en su vida en un abrir y cerrar de ojos. Si, como suponía, "Bastión" le había proporcionado una coartada para no levantar sospechas las facilidades para retomar su ritmo normal serían mucho mayores. Lo único que le atormentaba era un pequeño gusanillo en su interior, ese gusanillo que se había adaptado a vivir con aquella gente, el mismo que había aprendido a valerse por si mismo, el que había ganado confianza en si mismo y el que quisiera o no había comenzado a adaptarse a aquel lugar.
Bajaron el piso de diferencia que había entre la cantina y el piso donde se encontraba el despacho de Cooper, pero no se dirigieron a este último, si no a una sala cercana que servía como sala de reuniones y conferencias. Cooper cruzó la puerta y la aguantó hasta que Sam estuvo en el interior, dentro les esperaba Katrina que con un levantamiento casi imperceptible de las cejas les dio la bienvenida.
-Bienvenida Samantha -exclamó la mujer con su típico tono frío al cual Sam ya se había acostumbrado.
-Hola Katrina.
-Antes de nada y antes de que tomes una decisión queremos comentarte un par de detalles, -Continuó la mujer trajeada al otro lado de una mesa larga de cristal- decidas lo que decidas, quiero que tengas claro que cualquier cosa que hayas visto, oído o comentado ahora o en el futuro sobre esta organización debes guardarlo con muchísimo celo y no revelarlo a nadie ajeno a este lugar nunca jamás en tu vida, porque no dudaremos en utilizar los métodos necesarios para mantener segura a nuestra gente ¿Entendido?
-Sí
-Muy bien. Cooper, procede por favor.
-Bueno, te prometí que te traería pruebas de que lo que hacemos tiene una repercusión en el mundo, por ello primero te quiero enseñar algunos de los lugares donde hemos estado y como se encuentran ahora mismo.
Cooper reprodujo un video de distintos poblados, ciudades, plantas de trabajo, etc. a lo largo y ancho del planeta. La selva amazónica, oriente medio, Asia menor, islas del pacífico, selvas africanas, etc. Todos esos lugares se veían como habían quedado debido al abuso indiscriminado de corporaciones económicas que habían primado sus intereses a cualquier otra cosa, seguidos de gran cantidad de pruebas que relacionaban a distintas personalidades de todo tipo de estratos en estos consorcios directa o indirectamente con las barbaries que ocurrían en cada punto. Lo peor de todo es que una determinada cúpula sabía de todo aquello, y no solo no lo evitaban, si no que además dirigían el suministro económico a que estos abusos se perpetuasen. Sobornos a gobiernos, invasión de territorios por la fuerza, falsificación de documentos, asesinato de insurrectos, etc. cualquier cosa valía.
Tras mostrarle todas esas pruebas Cooper le enseñaba lo que hacía "Bastión" en cada caso para subsanar aquello. Había soluciones tan dispares como declarar una zona protegida para que no pudiese ser explotada, claro estaba, previo pago al gobierno de turno. También se daban casos en que la solución era llevar a cabo un enfrentamiento violento del que nadie en el primer mundo se enteraría o lo achacaría a grupos tribales enfrentados. O incluso provocar una pequeña catástrofe natural para que las organizaciones pertinentes tuviesen que observar con detenimiento la zona explotada, y como estaba claro, eso no le gustaba a aquel enemigo inhumano y egoísta. Pero casi siempre el último recurso había sido luchar, luchar con uñas y dientes, sin consideración, de forma visceral y ante todo en el mayor y absoluto secretismo.
Poco después, si conseguían su objetivo, "Bastión" movía los hilos pertinentes para reconstruir el poblado o ciudad en cuestión lo más rápido posible. Alfabetizar y educar a la población, intentar que alguna ONG llevara a cabo algún tipo de proyecto de potenciación del cultivo y la ganadería. Desde luego los miembros de aquella organización se veían a ellos mismos como una especie de Robin Hood moderno o como protectores de los indefensos frente a un grupo de abusones, estaba claro que el trabajo que hacían tenía repercusión en aquellas personas y Sam lo respetaba más que nada, pero odiaba que andasen con esa especie de inmerecida superioridad moral por el simple hecho de que ellos habían decidido empuñar las armas frente a un enemigo, pero habían olvidado que después de todo, ellos también sesgaban vidas ¿Cómo podían afrontarlo con esa entereza? ¿Cómo conseguían olvidar que se convertían en verdugos por defender lo que defendían? Era algo que Sam seguía sin comprender.
-Samantha he querido mostrarte con antelación lo que conseguimos con trabajo duro para que veas que es cierto que obtenemos resultados, como has podido ver en todos los informes y datos que te he pasado -Dijo Cooper con voz sosegada y haciendo una ligera parada para seguir a continuación- Ahora lo que quiero enseñarte es lo que nos encontramos siempre que llegamos.
Durante el resto de su vida Sam no pudo explicar como fue la tromba de sentimientos que la inundaron en una fracción de segundo. Los mismos lugares que anteriormente había observado reconstruidos, ahora los contemplaba con un filtro de muerte y dolor que era palpable en cada respiración de la canadiense. Hombres y mujeres encadenados por grilletes a postes o jaulas, niños en estado de inanición, imágenes tomadas claramente desde cierta distancia en las que se podían observar como un grupo de soldados se reían socarronamente mientras humillaban a un adolescente aterrorizado, cadáveres, ejecuciones a sangre fría, personas con miembros amputados, los restos de lo que según Cooper era un edificio en el cual habían encerrado a todos aquellos esclavos para posteriormente prenderle fuego antes de huir por la proximidad de los miembros de "Bastión", personas utilizadas como escudos humanos o amontonados cual barricadas. Todo aquello era un festival de la atrocidad y el corazón de Sam lo sentía, su corazón lloraba, gritaba de rabia, se hacía sangre en las manos de apretar los puños, se desgarraba desde adentro, se agitaba casi buscando el suicidio, se autoengañaba diciéndose a si mismo que todo aquello no podía ser verdad, se moría a cada segundo un poquito, y claro como era el corazón de Sam, ella sufría con entera empatía todo lo que le acontecía a su pequeño órgano interno.
Estaba a punto de vomitar, o de gritar, o de llorar sin limites, no sabía que hacer primero. Esos segundos de imágenes la encolerizaban, le disparaban la adrenalina, le hacían preguntarse como aquello podían haberlo hecho seres humanos como ella. Cada vez que veía los ojos de aquellas víctimas podía sentirlas gritar de dolor y terror en su cabeza, eran una orquesta de violines gimiendo en la nota más aguda posible, destrozándole los tímpanos, desgarrándole las entrañas, quemándole toda la piel a fuego lento. Pero todo aquello era solo en su interior, en el exterior Sam estaba inmóvil dejando caer las lágrimas por la mejilla sin visos de querer detenerlas, catatónica por el espectáculo, como si quedarse en shock fuese la mejor forma de honrar a todas aquellas víctimas, y es posible que se hubiese quedado así todo lo que restaba de día si no hubiese sido porque lo vió. Allí estaba, apoyando la espalda contra un cepo de madera con un ojo sangrante, con las muñecas en carne viva, con una gran herida en la cabeza y con la mirada, al igual que la de la niña que sujetaba, perdida en el infinito. Allí estaban los dos, rodeados de cadáveres y con sus almas vagando a tres metros bajo tierra. Eran Thaksin y Muian el día que fueron liberados de aquella producción de heroína. En ese momento el mundo de Sam se vino al suelo, había convivido casi cuatro meses con aquella amable familia y verlos así le destrozaba, le ponía de rodillas frente al mundo, frente a la vida, frente a toda la inexistente justicia del planeta, frente a su antigua vida acomodada. No es que no conociese la historia de sus dos amigos, pero hasta que no lo vió en aquella foto no pudo hacerse idea de todo lo que había sido. Pero al final el sentimiento que más ardía en su interior era la rabia; la rabia y la venganza, como ninguna de las dos antes la había sentido, con músculos tensos y mandíbulas apretadas, con dolor de pecho y sabor a sangre, con determinación y ansias asesinas.
Katrina intervino en ese momento para sacar a Sam de su ensimismamiento y su rigidez.
-Como puedes comprobar, por suerte o por desgracia, esto no aparece en los reportes de la CNN.
-¿Por suerte? ¡¡¡¿POR SUERTE?!!! ¡Es inhumano que esto no se sepa! ¡¿Qué demonios hacéis que esto no sale a la opinión pública?! ¿Cómo podéis callar? -¿Dónde había quedado la lógica de este mundo? ¿Cómo no mandaban toda esa información a los grandes lobbys de los medios de comunicación? Se preguntaba Sam mientras se entrecruzaban sus pensamientos y su ira aumentaba- Sois cómplices de todo esto si lo ocultáis vosotros también. Sois igual que esos...
-Entiendo lo que dices Sam, todos hemos pasado...
-¿...por lo mismo? -Se adelantó la joven al hombre de cuidada barba- Dudo mucho que ninguno de los que estamos en esta sala haya pasado por lo que han pasado todos ellos -Exclamaba Sam con potentes gritos mientras su dedo apuntaba a las fotos de la pantalla y sus ojos lucían lágrimas de rabia.
-Eso no te lo permito -Levantó la voz de forma sorpresiva Katrina desde el otro lado de la mesa con gesto iracundo y evidenciándole a Sam que era más que una mujer con actitud fría y dominada- Que tu hayas vivido en una pompa de jabón todo este tiempo no te da derecho a juzgarnos a los demás. Muchos de nosotros también hemos sufrido por estar donde estamos, y a pesar de ello seguimos aquí apretando los dientes.
El silencio se hizo durante unos pocos segundos en los que Sam comprendió que seguramente todos ellos hubiesen perdido también seres queridos allí, y posiblemente ya no hacían todo aquello por las personas que se mostraban en la pantalla, sino por ciertas deudas emocionales. Sintió el impulso de pedirle disculpas a Katrina, que aun se encontraba levantada de su silla, respirando profundamente y mirándola directamente a los ojos, pero Cooper le cortó antes de que pudiese abrir la boca.
-Samantha, créeme cuando te digo que no eres la primera que ha pensado en esa posibilidad. Pero no es tan fácil. Como ya te dije debemos operar en la sombra y no es por gusto nuestro. La gran mayoría de empresas, medios de comunicación, bancos, etc. están en manos de la gente que llevan a cabo esa barbarie.
-Pero alguno habrá que no esté en sus manos, alguna posibilidad habrá.
-Ojala fuera así. Si hubiese algún medio que le diese veracidad a lo que decimos, todo el resto de medios de comunicación se lanzarían sobre nosotros y este medio independiente. Si lo llevásemos a los tribunales, los sobornarían e irían a por nosotros. Y para todo ello, lo peor sería que consiguiesen llegar hasta nuestros familiares y amigos ¿Lo entiendes ahora?
-¿Pero quienes son ellos? ¿A quién nos enfrentamos? -Dijo Sam sorprendida por haber usado la forma "...nos enfrentamos".
-Bueno, ellos mismos se autodenominan "Dicio", que es una palabra que proviene del latín y significa poder o imperio.
-Un imperio, ¿eso es lo que son?
-Eso es lo que quieren llegar a ser, pero nosotros somos esa última barrera entre la situación actual y su "imperio". Sam por eso te queremos, por eso...te necesitamos, tienes unas grandes habilidades para ayudarnos a enfrentar todo aquello. Y lo sabes, sabes que es lo correcto, las formas no lo son, pero sabes que es una injusticia que no se puede permitir, lo sabes porque tu padre os lo enseño desde el momento en que nacisteis, esta situación no debería existir y es intolerable. Sabes lo que pensaría tu padre y sabes todo aquello por lo que luchó, ¿o no es cierto?
-Sé lo que defendía mi padre, pero dudo que defendiese la acción armada a pesar de las ideas y dudo también que usted supiese lo que él pensaba.
Cooper tomó aire por un momento y en un suspiro exclamó.
-Sé lo que pensaba tu padre porque nos conocimos hace ya muchos años y sé que todo esto que ocurre le parecía una locura -El impacto fue inmediato y eso era lo que buscaba desde el principio, había guardado su as todo este tiempo para soltarlo en el momento justo sin que pareciese forzado, sino más bien que pareciese que había sido ella quien le sonsacó la información.
Claro que conocía a su padre; hacía ya mucho tiempo, si, pero lo conocía muy bien, y lo despreciaba porque también era cierto que consideraba que todo aquello era una locura, pero no se refería solo a lo que mostraba la pantalla de la sala, sino la idea de que el fin justificaba los medios. Solo era un cobarde que no se atrevió a exponerse por defender sus ideas, un ideólogo que no fue capaz de dar un paso adelante, pero había que reconocer que había criado a una hija que realmente iba a ser de utilidad para Bastión y ella siempre pensaría que estaría siguiendo los pasos de papá.
Sam por su parte se vió golpeada por la noticia, muchas cosas encajaban según lo que decía Cooper, pero necesitaría pruebas. Por ahora lo único que sabía es que necesitaba algo más de tiempo para asimilar todo, ¿o acaso simplemente estaba buscando una excusa para quedarse? La única idea que permanecía en su interior era la imagen de Thaksin y Muian apoyados en un cepo y sin vida en sus ojos. Cuanto contraste en comparación con la imagen actual de sus dos amigos ¿Significaría aquello que de verdad lo que hacían tenía una repercusión positiva? ¿Y hasta que punto? Todo eran dudas; dudas y arcadas, y muerte, y llanto, e injusticia. No sabía que hacer, no sabía que camino tomar, la única opción que tenía era cerrar los ojos y dejarse caer al vacío como si de una moneda tirada al aire se tratase. Cerró los ojos, ahogó un suspiro y observó que lado de la moneda había salido.
-¿Qué tengo que hacer?

sábado, 31 de octubre de 2009

Twiteando sin tweeter

PARC IMPRESIONANT XO TOI N CRACOVIA SCRIVIENDOOS DSD MI MVL XTRATERRESTRE JAJA.UN BESO A TODOS

lunes, 12 de octubre de 2009

A veces hay que volver a escribir

Suena a manual de autoayuda, pero hace mucho tiempo un buen y cercano amigo me dijo que "el ser humano es el único animal que se establece límites a sí mismo para no enfrentarse a la responsabilidad que supone estar preparado para alcanzar cualquier meta". Con el paso de los años, con las experiencias vividas y con cientos de huracanes detenidos con la mirada, le he ido dando cada vez más la razón. Es sorprendente el ser humano, pero no solo como ente, como maravilla de la evolución o como complejidad biológica clara muestra de un diseño eficiente, sino más bien como sujeto parte de una gran contradicción en su propio nucleo. Somos protagonistas, ejecutores y ejecutados de nuestras propias decisiones arbitrarias a veces, racionales otras, pero siempre con una gran cantidad de puntos en común entre todos nosotros.
No era tan falso aquello de que somos el animal que tropieza dos veces con las misma piedra. No era tan cierto que eramos el centro del Universo. Sómos capaces de levantarnos contra la adversidad por fidelidad a otros como nosotros. Sómos capaces de dejarnos caer por infidelidad a nosotros mismos. Nuestras lágrimas más sentidas pueden reflejar la mayor de las alegrías. La más grande de nuestras sonrisas puede ser el reflejo del peor de los dolores. El miedo puede hacernos sentir seguros. La constante seguridad puede ser el mayor de nuestros miedos. Algunos besos, algunos abrazos nos visten de lágrimas. Algunos golpes nos secan por dentro. Soñamos con tener una vida sin temores, pero vivimos con miedo a que nuestros sueños se hagan realidad. Añoramos la inocencia de cuando eramos niños. Les decimos a los niños que no han de ser inocentes. Deseamos abrirnos al mundo sin condiciones ni estupidas sospechas. Sospechamos de quien se abre a nosotros sin tapujos. Algunos golpes pueden hacernos felices y algunas caricias pueden dolernos como sal en una herida. Hay momentos en que una persona puede matarnos de placer. Hay momentos en que una persona puede condenarnos a vivir con los pies en la tierra. Acertar puede ser una mala recompensa. Fallar puede ser una bendición. Vivimos los mejores momentos flotando en una nube y cerrando los ojos. Vivimos los infelices pendientes de lo que vemos y percibimos. La vergüenza nos puede cuando deseamos algo, en cambio somos valientes cuando no tenemos nada que perder. Nos hacemos los fuertes cuando todo el mundo llora, pero lloramos cuando solo una persona nos mira. La muerte puede hacernos sentir vivos. La vida puede hacernos sentir muertos. A veces luchamos como guerreros por cosas intrascendentes. A veces nos rendimos antes de la batalla por cosas que de verdad importan. Soñamos con vivir cada día como ningún otro, pero todas las mañanas pedimos cinco minutos más para soñar. Por todo ello somos extraordinarios, somos únicos cada uno, en cada momento, en cada lugar. Puede que repitamos los fallos, puede que no, pero al final solo quedan cuatro o cinco cosas que serán importantes. Quedará la huella indeleble que dejes en los que te conocieron, quedarán la experiencias que hayas tenido, quedarán los pasos que hayas recorrido, pero debes tener el objetivo de que cuando eches la vista atrás estés contento con el lugar de donde provienes y en que te has convertido, para que así puedas enfrentarte a los límites que tu mismo te fijaste y observes con divertida mirada que todos y cada uno de esos límites eran estúpidos.
Después de tanto tiempo vuelvo a escribir y he de decir que estoy contento de quien soy y en quien me he convertido, de los pasos que he dado y de cual fue mi casilla de salida. Como botellas se nos ve mejor llenos.
PD: Todo este post nació gracias a la repetitiva escucha de una canción. Ya sabeis, revelaros contra vuestras propias limitaciones pq a veces hacer lo inesperado funciona.

viernes, 24 de julio de 2009

Colorín Colorado este cuento ... ha comenzado

Hola a todos de nuevo. Ya se acabó mi año Erasmus de forma oficial. El otro día entregué los últimos papeles para finiquitar los trámites burocráticos de este bonito año. A pesar de que odio toda la burocracia y que tuve que torturar a Luca y Paloma para que me acompañasen en ese rato, ya con todo solucionado solo debo preocuparme de intentar solventar mi problema con redes (maldita china) para poder presentarme ahora en Septiembre aquí en Granada.
Como todos os imaginareis la valoración que hago de este año es muy buena, he visto muchisimas cosas, he conocido mucha gente, he descubierto otras culturas, etc. No niego que también existieron los momentos más amargos, casi todos relacionados con la morriña y el echar en falta personas, cosas o costumbres. No niego que la distancia con María a veces se me hacía agónica y dolía como he experimentado pocas cosas en el mundo. Pero siempre había algo de ella que me levantaba la moral y me devolvía la sonrisa. Ni siquiera niego que hubiera deseado poder jugar al balonmano este año para encontrarme en una rutina de ejercicio físico y deporte con la que habría disfrutado tremendamente.
Pero a pesar de todo ello el balance es buenisimo. Me he demostrado la plausibilidad de independizarme, el poder desenvolverme yo, sacar una apreciación real de lo que cuesta el dinero, que era capaz de desenvolverme en el extranjero y aprender otro idioma, que los prejuicios no sirven para nada, que es genial conocer otros paises, que es magnífico improvisar, que si quieres puedes y que el Erasmus es ante todo tuyo y no tienes porque hacer lo que el resto de la gente te dice que harás.
Este año además ha sido el año en que tuve que ser paciente y fuerte para soportar los problemas que surgieron a raiz de mi primera operación de miopía. Por mucho que os cuente, es difícil que llegueis a alcanzar a comprender lo que es aguantar 6 meses, ya no solo sin ver bien, sino con una especie de bruma constante en los ojos, es algo tremendamente agobiante. Por suerte y como todos sabeis todo ello se arreglo y puedo ver bien.
También fue el año en que empecé a relataros mi historia (si, lo sé lo sé falta el 12 y está casi terminado, pero entended que estoy en otras cosas estos días). Es algo que quiero continuar haciendo y para mi es un proyecto muy importante y que me llena en demasía.
En fín que una etapa se acaba... pero otra empieza. Muchos me habéis preguntado que que haré con el blog ahora que ya he vuelto, pues la verdad es que se quedará como está. Primero porque paso de hacer otro blog o incluso comprar un dominio para redireccionar a este, y segundo porque así todas las entradas están en el mismo lugar.
Así que "En un arcén alemán" seguirá siendo "En un arcén alemán" aunque prometo hacer una limpieza de cara al blog y actualizar algunas de las cositas que pululan por la página. También aprovecho para notificaros que seguiré escribiendo para todos aquellos ojos que estén deseosos de leer, no solo mi "historia interactiva" (aún se esperá nombre para esto) sino también un proyecto conjunto con un amigo del que ya os iré comentando más adelante todo, lo único que os puedo adelantar es un posible nombre aún por decidir, "Fichunter".
En fin, en fan, espero que sigais leyendo lo que vaya escribiendo por aquí, que espero que sepais lo importante que es para mí vuestra opinión y que quiero daros las gracias por todo el seguimiento que hayais podido hacer en este año tan importanto para mí.
Un abrazo a todos desde el linde de un arcén.

viernes, 3 de julio de 2009

Cositas curiosas de Alemania (3)

(Fotito tomada en Bolonia y que le tengo que dar a Pedrito)
Hola a todos!
Ya que estoy en mi antepenúltimo día en Alemania os dejo una nueva serie de cositas curiosas de este hermoso país que me ha acogido durante casi 10 meses y al que voy a echar mucho de menos (sobretodo por tener el transporte público gratuito, las salchichas con bacon y queso en su interior y por el dulce a precio de saldo)
La primera de estas cositas curiosas es que los alemanes aprenden a hacer la multiplicación al revés que nosotros, es decir, cuando aprendemos a multiplicar con el método clásico en un papel poniendo un número sobre otro y comenzamos a multiplicar las unidades del número de abajo con todo el número de arriba, y luego pasamos a las decenas del de abajo y así sucesivamente. Pues los alemanes lo hacen al revés y lo descubrí no hace mucho en la clase de algorítmica cuando estaba explicando la multiplicación de grandes enteros (es algo que no viene al caso, pero veis que me quedo con las clases), aquí un ejemplito. Nosotros lo hacemos así:
Pues ellos lo hacen al revés:
La siguiente cosita curiosa es que como no está regulada la tarifa nocturna de los taxis en Alemania, por las noches hay que negociar con el taxista cuanto costará el trayecto antes de subirse en el taxi. Así cuando se sale de la discoteca la parada de taxis se convierte en un bazar donde prima la oferta y la demanda. Aunque el problema de que el diálogo sea en alemán es que en ocasiones el precio se entiende mal y de 15€ que se entendieron al principio, resulta que son en realidad 35€ (¿verdad Ana?). También porque en el alemán los números (salvo desde el 1 al 20) se dicen empezando por las unidades. Por ejemplo, 45 se dice 5 y 40 en alemán.
La tercera curiosidad que os doy hoy es algo a lo que me hizo caer en la cuenta un español de Braunschweig, del cual no dire su identidad por lo que se pueda pensar, pero es algo que al día siguiente me cercioré que era cierto. En Alemania los quioscos, puestos de revistas, tiendas de prensa no venden revistas porno, es algo de lo que no me había dado cuenta hasta que este amigo me lo mencionó. Es totalmente cierto, resulta que solo se permiten las publicaciones "eróticas" en estos lugares, las publicaciones pornográficas solo se pueden comprar exclusivamente en los Sex-Shops (que mirandolo así hay casi tantos como quioscos) lo cual denota una vez más esa doble moral rara con respecto al sexo que tienen los alemanes (y casi todos los europeos). Lo cierto es que fue algo que me chocó sobretodo teniendo en cuenta que uno a sido un niño hormonado de instituto que veia como normal la presencia en los fondos de los quioscos de este tipo de revistas.
Por último, la cuarta curiosidad que os enseño hoy es que he descubierto cual es la lógica de los semáforos para los invidentes en este país. Es cierto que cuando vinisteis a verme no comprendiamos como se suponía que funcionaba el sistema para los ciegos, pero el otro día estaba esperando a pasar un semaforo con la mano apoyada sobre el cajetín y descubrí como pueden los ciegos cruzar y no morir en el intento.
Resulta, como ya pudisteis advertir, que el semaforo hace un ruido intermitente y sordo continuamente. Este ruido es para revelar la posición del semáforo. Pero este ruido no cambia cuando el semáforo pasa a verde que fue lo que nos sorprendió, ya que entonces un ciego nunca sabría si está verde o rojo. Pero resulta que en el cajetín, primero tiene una flecha en relieve transversal a la calle, para que los ciegos puedan saber exactamente cual es la dirección de cruce (si cambias la flecha puedes liarla mucho xD). Pero sigue estando el problema de que no saben cuando está verde y eso fue lo que descubrí por casualidad el otro día. Resulta que cuando cambia a verde el cajetín tiene una pequeña placa vibradora en la parte superior, así el ciego se situa con el ruido sordo del semáforo, percibe cual es la dirección para cruzar con la flechita en relieve y con la vibración sabe cuando puede cruzar. Así que... misterio resuelto. Jejejeje
En fin un abrazo a todos y todas que en 2 días estoy de vuelta en Granada ya para comer tapitas.
Un saludo

viernes, 26 de junio de 2009

Habemus Tattoo

Si señor, ya llegó. La gran mayoría supongo que a estas alturas ya sabiais o bien de mi intención o bien de la realización. Pero bueno, como ya es una realidad os muestro algunas fotos del tattoo que me hecho aquí en Alemania a modo de despedida de Erasmus. Ya solo me quedan estas semanas de mucho cuidado y mucha higiene para esa zona, y sobretodo que no me dé el Sol. Todo fue de maravilla, la tatuadora era muy simpática y estuvimos hablando bastante rato (en alemán uoooooo jejeje) con lo que se hacía más amena la hora que tardo en hacermelo.
Otra pregunta que me habeis hecho muchos es si duele. Sí, duele, pero es soportable. Hay momentos que duele más otros que menos pero se puede llevar. También es cierto que depende de la zona, en mi caso cuanto más se acercaba al hueso en la parte inferior del tatuaje dolía más y también cuanto más se acercaba al gemelo en sí. Mi consejo, hacerse un tatuaje solo si estas convencido de que lo quieres y que estas dispuesto a soportar un ratillo de malestar.
Ahora lo único que se me despelleja toda la zona colindante (como cuando te quemas en la playa).
En fin, sin más aquí algunas fotos de entre ayer y hoy (Pinchad en las fotos para verlas en mejor calidad):
Un saludo a todos

martes, 23 de junio de 2009

Una gran lección desde el pasado

Como algunos ya sabreis soy un gran seguidor de un escritor estadounidense de ciencia ficción que por vicisitudes de la vida murió en 1982 a causa de una apoplegía. Me estoy refiriendo a Phillip K. Dick, que a mi parecer es el mejor escritor de ciencia ficción que ha dado la historia (y desde aquí reto a cualquier defensor de Asimov a que lo ponga en duda). La genialidad de Dick y al mismo tiempo su punto determinante y característico era que obviando el enfoque simple y quizá demasiado esperanzador e infantil de los años de furor de la ciencia ficción, él se dedicó a realizar obras muchos más personales, involucradas, profundas, críticas y sobretodo duras.
Un aspecto recurrente en la novela de P.K. Dick es la malversación de la realidad o la de la realidad por debajo de una realidad artificial y orquestada (por lo general por un ente o grupo de poder mayor), así ocurre en "La penúltima verdad", "¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?" (novela en la que se basa la película Blade Runner), "Ubik" o "Una mirada a la oscuridad" por poner algunos ejemplos. En resumen intenta mostrar lo fragil que puede ser la realidad perceptible y hacer una metáfora de que el mundo en el que vivimos es una ilusión y lo que se nos muestra no tiene porque ser la verdad (un gran mensaje desde luego en estos tiempos).
Dick además acrecento su mito debido a que en su madurez comenzó a sufrir de alucinaciones y problemas psicológicos a los que él buscaba respuesta de forma racional. Era cierto que había consumido estupefacientes en su juventud, lo cual quitaría un poco de hierro al asunto y ofrecería una explicación plausible a sus "visiones" (él hablaba de un dios o SINVAINVI, pero lo enigmático del caso es que distintos sucesos ocurrieron a partir de aquello que paso a mostrar vía Wikipedia para que lo podais comprender.

"La mayoría de los estudiosos de este fenómeno concluirían que las visiones de Dick fueron causadas por una breve crisis psicótica, y podrían estar en lo cierto. Sin embargo, lo que ha hecho que el misterio de las experiencias de Dick haya perdurado es la concurrencia de varios sucesos constatables difíciles de racionalizar. En una ocasión, durante un contacto con SIVAINVI, Dick advirtió que su hijo corría el peligro de morir a causa de una enfermedad no diagnosticada. Los chequeos rutinarios del bebé no descubrieron ningún defecto ni enfermedad. Sin embargo, Dick insistió en que se le efectuasen pruebas más exhaustivas para estar seguro de la buena salud de su hijo. El médico terminó por aceptar, a pesar de que el niño no presentaba síntomas de ningún tipo. Durante el examen los médicos le descubrieron una hernia inguinal, que le habría matado de no haberse operado rápidamente. El niño sobrevivió gracias a la operación, que Dick atribuyó a SIVAINVI.

Otro suceso extraño fue un episodio de glosolalia. La esposa de Dick transcribió los sonidos que le oyó pronunciar, y Dick descubrió más tarde que se trataba de un antiguo dialecto griego, que nunca había estudiado.

Experimentara o no realmente algún tipo de comunicación divina, Dick fue incapaz de explicar racionalmente los hechos. Durante el resto de su vida, luchó por comprender mejor lo que le estaba ocurriendo, cuestionando su propia cordura y su percepción de la realidad."
Pero os preguntareis porque os pongo todo este tostón, en fin, primero para que conozcais a uno de mis escritores favoritos (y os culturiceis malditos xD) y segundo porque esta noche mientras cenaba estuve viendo la adaptación cinematográfica "A Scanner Darkly" (del libro "Una mirada a la oscuridad") de Keanu Reeves y Robert Downey Jr. La película en general no está mal, consiguen captar algo de la claustrofóbica paranoia de Bob Arctor en su declive neuronal degenerativo, pero sobretodo y más importante, al final de la película aparecen las palabras del epílogo del libro en el cual Phillip K. Dick hace una crítica al tratamiento que se les da a los heroinómanos y consumidores de ácido de la época (recordemos que él fue consumidor). Las palabras exactas son:
"Esta es la historia de unas personas a las que castigaron con demasiada dureza por lo que hicieron. Yo les quise a todos. Esta es mi lista de a los que les dedico mi amor:
Gaylene muerta
Ray muerto
Francy Psicosis permanente
Kathy daño cerebral permanente
Jim muerto
Val daños masivos cerebrales permanentes
Nancy Psicosis permanente
Joanne daños cerebrales permanentes
Maren muerta
Terry muerto
Dennis muerto
Phil daños pancreáticos permanentes
Sue daños vasculares permanentes
Jerri Psicosis permanente y daños vasculares permanentes
...y muchos otros
In memoriam. Ellos eran mis amigos, no eran peores que los demás. Quedarán en mi memoria y nunca perdonaré al "enemigo". El "enemigo" fue su error en ese juego. Dejales jugar de nuevo de alguna otra forma y deja que sean felices
Phillip K. Dick"
Primero, creo que hay un problema real con el tratamiento a los adictos, al igual que pienso que en España hay un problema grave con el tratamiento de la salud mental, y desde luego es algo que se debería solucionar, y segundo, no voy a entrar en valoraciones sobre drogas, solo sé que ahora mismo se dice "Bah la yerba y el chocolate no son peligrosos". Atentos lo mismo se decía de la heroina y el LSD cuando aparecieron. Además se de una fuente fiable que la adicción que produce la marihuana es equiparable a la heroina.
Aquí os dejo el final de la película en inglés donde sale el mensaje (está al final del video):


jueves, 4 de junio de 2009

¿Hay Crisis?

Hola a todos.
Ayer llegué de pasar esos magníficos días en Granada que me provocaron una gran morriña y ganas de estar con vosotros comiendo tarta de chocolate de María ^^. Gracias a todos de nuevo por esos magníficos días.
Hoy escribo porque desgraciadamente las próximas semanas seguramente estaré demasiado liado como para pasarme por aquí, pero al menos os dejo algo para que lo disfruteis ^^.
Todos sabeis que tengo mi vena "hiphopera" de vez en cuando y que hay temas que me gustan muchisimo, pero entiendo que no ha todo el mundo le puede gustar. De todas formas ayer mientras volvía a casa saltó en el mp3 una canción del grupo Geronación que me espabiló un poco a tan temprana hora en el tren que me llevaba a Braunschweig.
El tema en sí se llama "Hay Crisis", pero lo curioso no es el título (menos teniendo en cuenta que el concepto es omnipresente hoy en día), lo curioso es que me acordé que este tema salió en 2002 y 7 años más tarde el concepto sigue vivo sin ningún cambio visible. En fin, que cada cual saque sus conclusiones. Aquí os lo dejo vía youtube.


Y de regalo "Nessun Dorma" interpretado por el gran Pavarotti en 1994 en Los Angeles porque últimamente lo he visto mucho y siempre que lo veo se me eriza el pelo.


Un abrazo a todos

domingo, 24 de mayo de 2009

Historia Interactiva (11)

Bueno por fin decimo primera entrega. Lleva escrita mucho tiempo, pero he estado esperando las opiniones de algunos críticos a los que se lo había pasado con anterioridad. Hoy no he colocado música, ni se me ocurría ni la he encontrado. Me parece que ha quedado bien y sigue el hilo argumental que debería. Ha quedado bastante largo, pero si que es verdad que ya a estas alturas es dificil evitarlo. Como añadido en esta ocasión, una sugerencia de mi colega Blind, una pequeña presentación de personajes, ya que es verdad que algunos es posible que os perdais de un capítulo a otro. En fin espero que os guste y ya me dareis vuestra opinión. Bueno, allá vamos:

Personajes:
-Samantha Lars ("Sam"): Es la canadiense a la que tomaron en la segunda parte.
-Shane Riyatho: El arquero, ...creo que hay poco más que decir.
-Terry Milton: El galés que acompañaba a Shane cuando capturaron a Sam. Es uno de los novatos.
-Viktor: Soldado ruso que forma parte del grupo desde hace un tiempo.
-Cooper y Katrina: "Dirigentes" de lo que sería este grupo y que controlan todo lo referente a las distintas personas a su cargo

11ª Parte:
Una bocanada de aire se escapó de sus entrañas cuando le entregaron aquel palo de fuego que expelía llamas y azufre como si de un diminuto dragón de boca metálica se tratara. Su mano derecha sopesaba el arma que acababa de recibir y le confirmaba lo que sus ojos ya habían adivinado, era pesada y a simple vista se adivinaba un retroceso digno de cualquier elemento de gran artillería. En estas alocadas semanas Sam había recopilado una gran cantidad de conocimiento, tanto teórico como práctico, en lo que a armas se refería. Esas malditas semanas. Se le antojaba muy distante en el tiempo su vida en Toronto, su monotonía diaria, el ir y venir constante de la ciudad. En cambio ahora se encontraba en mitad de ninguna parte, en una madriguera excavada en roca viva prestando atención a lo que un tal Shane le decía a no mas de dos metros de distancia.
La galería de tiro se asemejaba a un gran hangar con una única puerta de entrada. Tendría más de doscientos metros de longitud y al final se podían divisar una serie de dianas y objetivos. Junto a la entrada de la galería se encontraban Shane, el simpático galés Terry, el silencioso ruso Viktor y la desubicada Sam. Aquel emplazamiento era principalmente oscuro y la poca luz que poseía se debía a los tenues focos y a las ventanas de la entrada que en ese momento se encontraban atestadas de ojos mirones deseosos de ver el desenlace de tan peculiar prueba.
Shane iba explicando poco a poco en que consistía todo, necesitaban ver que dos eran los tiradores más preparados. Él mismo les había instruido en el uso del rifle y el arco, y posiblemente todos estaban de acuerdo en que los tres presentes eran los más preparados. Para Sam había sido como volver a la infancia, a los torneos, al control de la situación, a manejar sus nervios y la tensión ¿Pero qué demonios hacía allí? Se lo había preguntado cerca de un millón de veces desde que llegó. Ahora sabía porqué la querían ellos, pero, ¿por qué continuaba ella allí?
Debería haberse marchado en el segundo día. Esa vida no era para ella. Ella, la niña que se crió en una granja de Ontario jugando con su hermano, bañándose en el río, viendo los atardeceres desde los campos cultivados y mimetizándose con la nieve canadiense, no estaba hecha para todo aquello. Su infancia había sido muy feliz, la mayor parte la pasó creciendo sin darse cuenta codo a codo con su hermano. Disfrutaba del colegio y de sus amigos como cualquier otro niño a su edad, estudiaba por un futuro por las mañanas y por las tardes se dedicaba a meterse en líos con sus compañeros. Sus padres estaban tremendamente orgullosos de ella y de su hermano. Siempre había obligaciones que cumplir con el trabajo, pero todos los días intentaban recolectar el máximo tiempo posible para poder disfrutar de sus hijos. Su padre, Jonas, era el hijo de un pescador danés que tuvo que ver como el abuelo de Sam se jugaba la vida más veces de las que podía recordar con tal de que no le faltara nada a su familia. Quizá por ello dedicó buena parte de su vida a que los más limitados tuviesen la oportunidad de gozar de una vida digna. Voluntario en multitud de conflictos a principios de siglo no paró de recorrer el mundo, intentando mejorarlo, hasta que por designios del azar conoció a la madre de Sam. Jacqueline era una estudiante de derecho que prefirió invertir su viaje de graduación en ayudar a las víctimas del mayor terremoto de la historia de Turquía. Allí, en un puesto de la Cruz Roja, conoció a Jonas y, tras tres años viajando con el joven danés en los que postergó sus estudios, decidieron volver a Canadá para vivir allí juntos. Un año y medio más tarde recibieron uno de los dos mayores regalos que habían recibido en su vida, Sam.
Con Peter ya en camino y habiendo hablado con los padres de Jacqueline, se fueron a vivir a la granja familiar. Todo discurría con normalidad para los dos hijos e incluso se podía afirmar que los mejores momentos de sus vidas los pasaron allí, como cuando su abuelo les fabricó un arco a cada uno y estuvieron practicando hasta que les salieron ampollas en los dedos. Ambos tenían buenas cualidades pero, como suele ser normal, Peter siguió el ejemplo del resto de sus amigos y pasó a practicar el Hockey como tantos otros niños de su edad. Mientras tanto Sam iba haciendo del tiro con arco su afición y su deporte. Viendo la pasión que exudaba la niña, su abuelo le regaló un arco profesional pocos meses antes de que un cáncer de páncreas se lo llevara. Ese hecho fortaleció la pasión de Sam por el arco ya que para ella era como el último legado que le había dejado su abuelo.
Año tras año Sam y Peter fueron creciendo y enfrentándose a lo que supone la adolescencia. Paso a paso la joven iba domando el arco hasta ser uno con él, los trofeos se fueron agolpando en sus estanterías y los campeonatos cada vez eran más lejos de casa. Ello combinado con el nuevo trabajo ofrecido a su madre provocó que la familia se mudase a Toronto. Al principio ambos niños se encontraron ligeramente perdidos pero entre el apoyo mutuo y las múltiples experiencias juveniles de cada uno pronto se adaptaron a la nueva situación. Y ahora, como tantas otras veces, el arco tenía mucho que ver en la adaptación de Sam. Ese mismo año compitió por el título norteamericano después de haber ganado el canadiense. Era un portento de apenas dieciséis años que apuntaba a desbancar a un joven neozelandés que se había hecho con el título mundial unos meses antes y ahora había dejado su corona al alcance de cualquiera, ya que anunció que no volvería a competir. Un año más tarde y con toda su familia en las gradas conseguía derrotar a la finalista china y se convertía en la mejor arquera del mundo a tan precoz edad.
Por desgracia, la alegría le duró poco más de dos semanas. Diecisiete días después sus padres morían en un aparatoso accidente de automóvil a la altura de un cruce de calles. Tras ello los dos hermanos, aún destrozados por el suceso, volvieron a vivir a la granja con su abuela con todo lo que ello implicaba. Peter sumido en la depresión empezó a meterse en pequeños líos y Sam tuvo que dejar el arco tanto porque su abuela no podía ayudarla económicamente como porque ahora le recordaba continuamente la falta de sus padres. Finalmente permaneció allí hasta que terminó sus estudios de gerencia administrativa y pudo volver a Toronto. Y allí había vivido hasta que una noche el hombre que tenía delante la había arrancado de la vida que conocía.
-Como seguramente habréis adivinado el rifle que os he dado es una variante moderna del viejo Dragunov SVD ruso -Exclamaba Shane mientras se lo iba mostrando a los tres oyentes- Posee algunas modificaciones hechas por cuenta de la casa. Por ejemplo esta variante acepta los cartuchos 7,62x51 debido a que es más extendido y así podemos abastecernos del enemigo si hiciese falta. También se puede observar que el cañón es ligeramente más largo para aumentar nuestra precisión habiendo logrado disparos de dos tercios de MOA. Por último la mirilla de cuatro aumentos ha sido sustituida por una variable desde cuatro hasta veintiocho aumentos. Y por último se le ha reducido el peso hasta los tres coma nueve kilos con mirilla y cargador vacío.
Después de terminar con su larga diatriba Shane miró a los tres reclutas y analizando la expresión de sus caras les preguntó.
-Por favor decidme que los dos últimos meses han servido para algo y que os habéis enterado de lo que os acabo de decir.
-Si, lo hemos entendido pero por favor, deja de hablar de él como si quisieras vendérnoslo -Le contestó Sam.
-Bueno, pues de acuerdo, ¿quién quiere ser el primero?
-Yo -Exclamó Viktor.
La prueba era sencilla, todo consistía en intentar darle a las dianas con un margen de respuesta rápido y teniendo en cuenta los fuertes vientos que provenían de las turbinas laterales de la galería, pero Sam apenas prestaba atención a sus otros dos compañeros, seguía dándole vueltas a la idea de que debía salir de aquel barracón de locos. Si aún permanecía allí era porque Cooper la había convencido para que se quedase el suficiente tiempo como para que él pudiese mostrarle pruebas de lo que hacían y porqué lo hacían.
Todo había ocurrido el tercer día, después del primer día de entrenamiento con Shane. Estaba tan segura de que no encajaba allí que fue por tercera vez a hablar con Cooper o Katrina para convencerles de que todo era un error, que ella no pintaba nada allí. Fue corriendo en cuanto pudo y se encontró esta vez con los dos jefes de todo aquel cotarro. Ella les explicó que fuera lo que fuese lo que tenían entre manos ella no era ni mucho menos el tipo de persona que estaban buscando.
-Sam, llevamos bastante tiempo observando tu progresión como para no saber que eres la persona que buscábamos -Respondió Katrina con su eterno rostro impasible.
-Pero es que no lo entienden, yo no quiero estar aquí ¡No quiero! Yo no valgo para esto. Ustedes hablan de objetivos, de armas, de matar personas por el amor de dios -Gritaba Sam fuera de sus casillas mientras en su cabeza no paraba de repetirse que esa gente estaba loca.
-Sam, escúchame por favor -Le pidió Cooper con gesto tranquilizador- Sé que a tus ojos podemos parecer un grupo de perturbados militaristas y amantes de las sociedades secretas, no te culpo, en parte tienes razón. Pero míralo desde nuestro punto de vista. Hace ya muchos años, un grupo de personas se unió a causa de su total común repulsa a un ataque indiscriminado contra una población indefensa, debido a que esta población poseía una serie de recursos naturales de gran valor económico. Los promotores de este ataque lo hicieron esgrimiendo falsos motivos y pruebas de dudosa veracidad solo para conseguir sus objetivos monetarios. No había sido la primera vez que esos atacantes habían actuado así y no sería la última. Unos señores que estaban pisoteando a la gente para conseguir lo que ellos querían ¿Te parece justo? Estoy seguro de que no. No se podía consentir que siguiesen eternamente así, sin que importase el peso de una vida, sin que importase una familia viva o muerta. No se podía permitir.
-Después de aquello, el grupo de personas que habían mostrado su repulsa a tal acción se unieron y comenzaron a sabotear todas las operaciones que podían de aquellos atacantes -Continuó Katrina- Pero poco a poco se fue haciendo peligroso, estos atacantes tenían unos exorbitados intereses en la consecución de objetivos y si habían matado o subyugado pueblos enteros, ¿qué problema tendrían en hacerlo con un grupo diseminado de personas?
-A partir de ahí fue una persecución de un gigante económico tras unos cuantos idealistas. Los que directamente fueron asesinados se podría decir que tuvieron suerte, lo peor vino con los secuestros, las desapariciones o las ejecuciones de amigos y familiares.
-Lo...lo siento -Musitó Sam sorprendida y apenada por la narración de aquellos hechos.
-Tranquila, no es ninguno de nuestros casos, eso fue hace años -Contestó Katrina para poco después proseguir- En ese momento surgió la pregunta, la gran pregunta para muchos de esos hombres y mujeres ¿Hasta que punto no es bueno recurrir a la respuesta violenta? Esa duda pasó a por la cabeza de todas aquellas personas, y ese grupo de gente estuvo largo tiempo decidiendo, revisando pros y contras mientras se escondían de las largas manos de su enemigo.
-Tardaron cerca de tres meses en decidirse y así nació "Bastión", donde el nombre provenía de la expresión trillada durante esos días, "El bastión rebelde". Después de todo lo vivido, la primera decisión que tomaron fue permanecer en la sombra, no debían poner en peligro a sus familias bajo ningún concepto, porque eso era peor que morir. Todo lo demás se podría decir que es historia.
-Comenzaron a reclutar gente, entre los que estábamos tanto Cooper como yo, y por lo general de una forma mejor de como lo hicimos con usted señorita Lars. Normalmente lo negociábamos con el posible recluta después de estudiarlo durante bastante tiempo.
-Pero entonces, ¿por qué me raptaron a mí? -Preguntó Sam aún bastante alterada.
-Digamos señorita Lars que usted es un portento en su campo y la necesitábamos cuanto antes -Exclamó Cooper- Por lo general reclutamos gente con adiestramiento de algún tipo, militar, de guerrilla, etc. Pero nunca gente muy llamativa, solo gente con buenas cualidades.
-¿Por qué?
-Muy simple. Como ya le he dicho no podemos llamar demasiado la atención. Sería demasiado alarmante que un gran soldado de un regimiento desapareciese de repente con una coartada que a veces es muy frágil. No podemos arriesgarnos a eso. Por eso los estudiamos y vemos sus cualidades según nos avisan nuestros ojeadores. Y algunas veces ocurre que reclutamos algún civil, como usted, aunque no lo solemos hacer por la necesidad de instruirles.
-Pero eso es una locura, sigo sin saber por que me quieren a mí. Yo sigo siendo una simple chica de Toronto que trabajaba en una oficina. Entiendo por que luchan, pero no podría involucrarme en algo así.
-Samantha, se está desarrollando una guerra secreta de la que casi nadie sabe nada y como le dijo ayer el señor Riyatho, nosotros no somos lo correcto, somos el medio para que pueda perdurar lo correcto. Tenemos fecha de caducidad, pero no antes de darle una oportunidad a la verdad -Exclamó Katrina con voz apasionada, la primera vez que Sam pudo ver a aquella mujer emocionada.
-Es cierto, hay una guerra y la necesitamos, es un pilar con el que construir este proyecto -Siguió Cooper.
-Pe...Pero, pero,..., es que no sé si debo estar aquí, no sé si puedo hacer lo que me piden, no sé...
-Sam, por favor, dame un tiempo, un par de meses y te traeré todas las pruebas que me pidas y necesites, todas. Lo que sea, te demostraré que lo que hagas con nosotros tendrá repercusión para mejorar todo lo que nos rodea. Por favor solo dos meses y si no te gusta yo mismo te devolveré a Toronto.
Tras ello Sam había aceptado darles dos meses de margen para traerles pruebas de las atrocidades de las que hablaban y sus planes para el futuro, y en caso de no querer permanecer allí se marcharía.
Pero en ese momento se encontraba en una especie de hangar tumbada sobre un pequeño montículo apuntando a una diana que estaba al final de toda aquella galería. Interpretaba la fuerza del viento gracias a las pequeñas banderas que había clavadas e intentaba calcular por instinto como compensarlo a la máxima velocidad posible ya que la diana aparecía y desaparecía en un instante. Ya solo le quedaba la última, un diminuto círculo rojo del tamaño de una nariz de payaso al final de aquella estancia. Observó que el viento había aumentado. Solo quedaba aquella, un suspiro. Podía tomarse su tiempo y habría terminado. Justo como con la propuesta de Cooper, una espera y se acabaría. Tomó un poco de aire y se dispuso a controlar la respiración, eso es en lo que más le habían insistido cuando lanzaba con el arco hacía ya años, que era lo más importante. Se volvió un instante a Shane y le preguntó.
-Shane, tú, ¿de dónde eres?
-De Nueva Zelanda, ¿por qué? -Contestó sorprendido
-Porque ahora todo tiene sentido -Dijo mientras volvía a divisar su objetivo
Una respiración, apretar el gatillo y se acabaría. Una respiración, apretar el gatillo y con una bala viajando a gran velocidad se acabó.

viernes, 15 de mayo de 2009

Como un niño con partido nuevo

(Me encontré esto en la facultad. Resulta que os hacen publicidad xD)
Hoy os quiero contar mi periplo por Magdeburgo con Alberto para ir a ver el balonmano. Os lo quiero contar porque para mi fue algo muy bonito, ilusionante y sobretodo es un aporte muy alegre despues de tantos aportes serios.
Para empezar nuestro viaje comenzó en la estación de tren de Braunschweig, allí habíamos quedado Alberto y yo, tomamos nuestro tren hasta Magdeburg (1 hora y cuarto) y después bastante tiempo conversando llegamos a nuestro destino.
Para poneros en antecedentes os diré que el partido que íbamos a ver no era otro que el "Magdeburg Gladiators Vs. VfL Gummersbach". Ambos equipos siempre han sido equipos luchadores y de gran categoria en la bundesliga alemana, vamos, que venía a ser un partidazo, como un Valencia - Real Madrid mas o menos si me permitís el símil. El Gummersbach este año terminará segundo seguramente y sin mucho problema, y aunque el Magdeburg ha llevado a cabo una temporada muy irregular, en este partido se juegan la honra ya que se medían a un rival de un nivel similar.
Con todo ello, llegamos Alberto y yo a Magdeburg con algo de prisas y sin estar muy seguros de como llegar, hasta que vemos en la parada del Tram al menos 6 personas vestidas con la camiseta del Magdeburgo y decimos "Ahaaaa, esos nos van a llevar". Nos montamos en el Tram y nos lleva casi a la otra punta de la ciudad después de 10 min. en él. Enseguida divisamos el pabellón y me quedo alucinado, es enome, muchísimo más grande que los pabellones a los que estoy acostumbrado a jugar o a ir a ver partidos de balonmano en España.
Ya cardiacos y emocionados (por lo menos yo, aunque puedo aventurar que Alberto también lo estaba) nos dirigimos a la taquilla, le enseñamos nuestras entradas Made in Internet y nos da las correspondientes Made in la taquilla. Entramos y ya ahí alucino pepinillos. No es que fuese enorme hacia arriba, es que también lo es hacia abajo. El campo está como enterrado y la sensación que te da es de estar en una olla rodeado de miles de personas animando a su equipo (acompañado de la inseparable cerveza y salchicha alemana).
Empezamos a buscar nuestro asiento. Yo los había comprado a conciencia, había elegido el sitio por internet lo más cercanos posibles al campo y a buen precio (reducido por ser estudiantes), nos tiramos como 5 minutos intentando saber cual era nuestra grada y otros cinco buscando nuestra fila. Ya al final, sabiendonos cercanos al lugar donde debían reposar nuestras posaderas, decidimos preguntarle a una señora mayor que estaba en la cuarta fila. Ahí fue cuando vimos que habiamos triunfado, no sé como, aun no me lo explico pero la señora nos señaló los asientos de la primerísima fila y para nuestro asombro, si allí estaban el 132 y el 133. Con una sonrisa de oreja a oreja y mirando a todos lados esperando a que llegase un guardia y nos levantara de aquellos benditos asientos nos sentamos riendonos y disfrutando de nuestra suerte, incluso llegamos a pensar que la señora dijo que faltaba gente para jugar que nos metiesemos (ya es mucho desbarrar verdad? xDD).
Allí vimos el partido, y aunque he perdido el video más largo y mejor que tenía, os dejo los otros y por favor mirad el gol del extremo derecho del Gummersbach (los azules en el segundo video creo) es impresionante.
video
Calentamiento

video
Partido

video
Partido

También tuve la suerte de poder ver a Stephan Kretzschmar, siiiiiiiiiiiiii (el tio del que os hable en el anterior post del balonmano. El tío estaba allí porque este año es el segundo entrenador del Magdeburg. Se notaba que es un símbolo en esa ciudad y que dentro del equipo es muy respetado por todos los jugadores.
Aquí una fotillo (es el tio con camiseta negra y pelo largo, haced clic para verlo mejor)

También estaba el veterano, y a mi juicio uno de los salvadores del partido junto al extremo Yves Grafenhorst, Christoph Theuerkauf. Otra fotito aquí.
El partido fue reñido, reñidisimo. El ambiente impresionante, un pabellón lleno hasta los topes de alemanes que daban palmas al unísono en cada ataque de los Gladiators. Juego duro, mucho, he jugado multitud de partidos y me habian advertido de la dureza de los alemanes, pero nunca pensé que podía llegar a tanto. Varias veces dudé si según sus baremos una cosa debía considerarse infracción o no. Disfruté como un enano con los porteros, los contraataques y sobretodo con los extremos (que para algo uno conoce el mundillo jejeje). Y por último Alberto y yo nos reíamos viendo como la gente poco a poco quería comerse al árbitro (bueno no se sabía a cual de los dos de la pareja, ya que eran idénticos, gemelos vamos o_O)
A pesar de todo, y sintiendolo mucho, nos tuvimos que marchar antes de que terminara porque si no corriamos el riesgo de perder el último tren a casa. Por desgracia, así nos perdimos el más que posible linchamiento al arbitro (no paraban de gritarle "Schivo", que será un insulto pero no tengo ni idea de que significa), me quede sin la oportunidad de pedir fotos y autografos y sobretodo sin poder comerme la cabeza pensando si comprarme o no la camiseta del equipo xD.
Al final quedaron 29-26 para el Magdeburg, así que supongo que el arbitro volvió de una pieza a casa. Nosotros aún riendonos por los múltiples y variados sucesos del día cogimos nuestro tren y volvimos a casa sobrellevando la hora y cuarto de viaje con unas partiditas al mario kart. jejejee
En fin un día genial y que siempre recordaré ^^. Y es que al fin y al cabo, la tensión, el ritmo acelerado, la adrenalina, la velocidad, ...eso, .....eso es balonmano.

jueves, 7 de mayo de 2009

Es una pena

Hoy lo admito, estoy triste, mucho además, no debería pero lo estoy. No debería porque el Barça, el equipo que llevo siguiendo desde que era chiquitito, desde que enfrente de la tele vi como Romario hacía maravillas con el balón y mi madre me dijo que era el equipo de la ciudad en la que había nacido, pasó a la final de la liga de campeones después de un partido que ponía a prueba los corazones. Todos sabeis que me gusta seguir al Barça pero que no soy excesivamente forozo, además nunca me gustó restregarle los logros a los seguidores de otros equipos porque demasiadas veces he escuchado aquello de "Arrieritos somos...", por ello nunca hago sangre de todo eso.
Pero mi tristeza viene por otro tema relacionado desgraciadamente con el antes expuesto. Me ha entristecido sobremanera cuando esta mañana leyendo las reseñas de algunos periódicos me he fijado en los comentarios de algunas personas y algunos periodistas con respecto a este partido. Omitiendo el distinto tratamiento según el diario con respecto al partido y sin meterme en el análisis de este, lo que me llamaba la atención era que muchos tachaban de que la victoria era una victoria catalana y no española. Todos sabeis que mi nacionalismo es inexistente, es más, muchas veces he pasado ese tipo de comentarios por alto sin darle más importancia que la que se le da a un argumento que no ha sido contrastado, ya que los suelo considerar comentarios sin conocimiento de causa.
Pero la cosa no quedaba ahí, me ha entristecido aún más cuando muchos de los comentaristas decían no alegrarse del pase a la final por que ese equipo en realidad no es español y que querían que hubiese ganado el Chelsea o que lo hiciese el Manchester en la final. Esas mismas personas que alababan a Xavi, Puyol o Iniesta en la Eurocopa eran incapaces de alegrarse ni un minimo por los logros de estos, cuando había sido el propio Iniesta (que es de Albacete) el que había dado el pase a la final. Argumentaban su no "Españolidad", pero no se acordaron en la citada Eurocopa, ni en los grandes partidos de baloncesto de los Gasol, Navarro y compañia, ni de "Don" David Barrufet, Enric Masip, Albert Rocas, etc en balonmano , ni en los oros de Gemma Mengual, ni en los de casi toda la selección de Hockey Hierba y Waterpolo. No soy un catalanista, porque no comparto la idea, pero si respeto a la gente y no creo en los estereotipos, principalmente por que todos conocemos la mala "follá" granaina, y ni todos los vascos van con metralleta ni en Barcelona solo te hablan en catalán por joder.
Lo más grave de todas formas no había llegado, porque el que me tachen de "no español" me afecta hasta un punto (porque no lo olvidemos es una forma de Xenofobia), pero siempre he preferido sentirme ciudadano sin ningún extra geográfico. Lo peor vino cuando justamente aquí en Alemania escucho la opinión de un "si español" que irá a Roma, no a la final sino a vivir el ambiente de esta. Esa persona dice "pues yo ha Roma voy a ir con la camiseta de España" a lo que sus amigos le respondieron a tal desafio, "¿Pero qué dices tio? ¿Como vas a ir con la camiseta de España con todos los catalanes por allí? Que son capaces de darte una paliza". De verdad y sinceramente ese comentario me ha dolido, ya no solo por mi, si no por mi familia que vive en Barcelona ¿Qué son unos radicales que solo saben mirar desde el prisma catalanista? Porque justamente mis familiares no lo son, ya que como mi familia hay una gran cantidad de inmigrantes e hijos de inmigrantes andaluces, extremeños, etc.
Me ha dolido por el desconocimiento brutal de la situación, por no saber que las tiendas de las Ramblas están atestadas de camisetas de la selección española junto a las del Barcelona. Por creerse que eran los únicos originales que llevaban una camiseta de la selección durante la Eurocopa y que en Cataluña (y si yo lo escribo con eñe) maldecían a la "roja" (que de eso también tienen mucha culpa los medios de información), dando igual que del equipo titular Capdevila, Puyol, Xavi o Iniesta fueran catalanes o hubiesen crecido allí.
Me ha dado tanta pena porque estos sujetos conviven día a día con unos cuantos catalanes que hay aquí en Braunschweig y ni así han conseguido tener un mínimo de empatía. Que para ellos yo solo soy un quema banderas españolas y que me siento oprimido por el estado fascista español. Que debo odiar a mis amigos por no ser catalanes, a mi madre por ser almeriense y sobretodo a mi padre por que es de "Madriz". Me ha dolido porque el comentario ha sido tan cerrado de miras que me ha convertido en una persona irracional e ilógica sin haberlo querido. Me ha dolido porque estos mismos luego son los que se ponen de forma fariseica detrás de la pancarta de No a la violencia en el futbol y se engalanan con las pulseritas de no al racismo, cuando ellos llevan a cabo una forma de racismo aun peor, juzgar sin conocer.
En fin, ya lo sabeis, soy un despojo odia-"si españoles" que no responde a razones ¿Conocerán algo del "seny" catalán?
Es una pena y muy triste

jueves, 30 de abril de 2009

Lo que Israel no quería que vieramos

Uno de los inconvenientes de estar en Alemania es no poder ver los programas españoles, entre ellos los documentales. Hoy os traigo el documental que realizó Jon Sistiaga justo después de que pararan los ataques en la franja de Gaza al comienzo de este mismo año. "Lo que Israel no quería que vieramos". Lo acabo de ver y me ha dejado cuanto menos impactado. Es de total recomendación verlo, pero dos anotaciones antes de que lo veais, 1º los israelies califican los cohetes lanzados por Hamás de misiles, no lo son y ya explique aquí en un tema anterior por que son cohetes y no misiles, y 2º y muy importante, en algunos momentos hay escenas MUY DURAS, ATENCION. Te hacen preguntarte en que punto se separa la información entre la necesidad de informar de la cruda realidad y la busqueda del morbo. Poco más debo de comentar ya que es mejor que lo veais vosotros mismos. Un saludo.